Comunicación familiar

Publicada en Publicada en Comunicación

Para seguir centrando la materia a tratar en esta web, es necesario que ahora escribamos sobre “comunicación familiar”. Donde el simple hecho de comunicar, puede llegar a ser todo un arte. Y como muchas cosas en la vida, es necesario aprender a comunicarse.

No voy a meterme en ese berenjenal de explicar la “comunicación” en sí, pero si te diré, que la misma no consiste en transmitir una información a una o varias personas  y punto. También comunicamos con las manos, los gestos, los ojos, en definitiva con nuestro cuerpo.

Una comunicación adecuada y bien transmitida nos debe de llevar a ser más felices si cabe. A su vez, ayuda a profundizar en el conocimiento de la persona o personas que tengo delante de mí a la hora de realizar el acto de la comunicación.

Hasta el momento, lo que hemos hecho, es como una especie de introducción al tema de la comunicación, pero esta no será verdadera, si emisor al menos “es escuchado”, si ocurre lo contrario, es decir, el emisor no es escuchado, hemos fracasado. Es vital que sepamos saber detenernos y escuchar a nuestro interlocutor. Si somos capaces de ello, podemos llegar a obtener buenos resultados.

Dentro de la familia existen muchos modos de comunicación. La comunicación entre los esposos, es estos con sus hijos, de los hermanos entre ellos y en definitiva todos los miembros del ámbito familiar, es decir, abuelos, tíos, primos, etc. Pero, ¡vayamos por parte!

En la relación conyugal la comunicación es vital. Y máxime cuando los sentimientos y emociones son muy diferentes. Cada uno los expresa de una forma determinada que se ha de conocer. -Te aconsejo que leas, si no lo has hecho ya, el libro “Los hombres son Marte y las mujeres de Venus”-. Si no conocemos esas diferencias, difícilmente tendremos una comunicación adecuada.

Otro tipo de comunicación y tan importante como el anterior es la comunicación entre hermanos, que junto con la de los esposos, van a marcar como se vive la comunicación en familia.

Para ello es vital que se de una serie de condiciones bajo un clima de libertad y en el que cada no debe de expresarse de forma espontánea. Estamos hablando de la existencia de respeto mutuo, amistad, sinceridad, naturalidad –nada de forzar las cosas- y sencillez. Con esto pilares, estaremos asegurando todo el edificio familiar.