Uso inadecuado de las TIC

Publicada en Publicada en TIC

Que las nuevas tecnologías están marcando el día a día, eso ya nadie lo pone en duda. Al contrario, no se entiende el mundo sin ellas, de hecho las nuevas tecnologías comprende los medios de comunicación, tanto la televisión, la radio, la prensa, internet, etc., como parte de nuestras vidas tanto en casa como en el trabajo, e incluso en el ocio.

Pero también es cierto, que esta dependencia casi absoluta de los medios produce con cierta frecuencia algún tipo de problemática que es necesario conocer y saber como detectarla.

Sin ir más lejos puede aparecer por ejemplo; la adicción al juego –en cualquiera de sus modalidades-, a internet, al móvil, etc. Una causa que lo produzca puede ser el consumismo y lo que lleva aparejado.

¿Pero que puede ocurrir cuando hacemos un uso inadecuado de las nuevas tecnologías y a la vez de los medios de comunicación?, sabemos que los elementos de una casa la mayoría de las veces se quedan un poco “fuera de juego”, con respecto a la utilización de los “mass medias” y las “TIC”. Pero por sus características son los jóvenes –niños, adolescente- los que quedan más a la acción negativa de los citados medios.

Preocupa y mucho la posibilidad de acceder a contenidos pornográficos, violentos, o de temática y finalidad poco clara. De vez en cuando recibimos la noticia de que se ha detenido a pedofilos, lo siguiente es pensar si alguno de nuestros hijos a sufrido las consecuencia de  toparse con alguien de esas características a la hora de navegar por internet.

Si hemos tenido la suerte de no caer en manos de las redes de pedofilos, podemos caer en desgracia y “conectarnos” al uso de internet sin reparos y sin darnos cuentas de que estamos enganchados. Igual nos puede ocurrir con la utilización del móvil. Hemos de ser conscientes de todas estas problemáticas, que lejos de bajar como causas de adición, de momento sigue subiendo.

¿A qué nos puede llevar todo lo anterior? A la reducción de horas de sueño, disminución de las correspondientes horas de estudio, menos salidas con los amigos a realizar cualquier actividad que fomente la amistad o  la refuerce, además de un acceso a contenidos inadecuados. Y cuando nos queremos dar cuenta, es demasiado tarde.

Podríamos seguir escribiendo sobre el tema, pero creo que es necesario nos paremos a reflexionar y a considerar, ¿cómo lo hacemos en casa?, ¿cómo haremos para evitar toda esa problemática?, y que por cierto, nadie esta exento de sufrirlo.