Menos mal que nos autorregulamos

Publicada en Publicada en Televisión

La última entrada en este blog, ¡la recordaras!, hablaba sobre la “autorregulación” de los medios de comunicación y como se había desarrollado en España en los últimos años desde su implantación después de su firma. Si mal no recuerdo, un estudio de la Universidad Rey Juan Carlos, nos servia de referencia. Y al final de dicho estudio, en sus conclusiones, se daban una serie de cifras que hacían palidecer a cualquier persona con algo de sentido común.

Pues bien, hoy tengo que contar muy a mi pesar que las citadas cadenas siguen haciendo de las suyas. En especial los chicos de “La Sexta”.

Me explico. Anoche junto con mi esposa hicimos una visita familiar a casa de una hermana de mi mujer. La citada hermana tiene tres hijas que van desde los dos a los siete años. Después de hacer algo de zapping, descubrimos que en la citada cadena iban a proyectar “Bolt”, hasta aquí nada destacable, pero en uno de los intermedio de la película, los señores de la sexta se descolgaron con un anuncio de lubricantes “Durex”, con  escenas implícitas de sexo. Es evidente que las imágenes que allí salen no son las más adecuada para que las visualice un amplio número de jóvenes y sobre todo los más pequeños de la casa. Lo considero todo un desatino y más cuando ellos consideran esa banda horaria de alto riesgo un fin de semana.

En definitiva, siempre terminamos con lo mismo. ¿No habíamos quedado que se iba a regular la cuestión para defender a la infancia? Desde luego con esta perspectiva de la autorregulación vamos apañados y más teniendo en cuenta que la película se proyecto a la 21:30, hora que suele estar con más de un chaval viendo la tele.