El último ha sido en Pontevedra, ¿donde será el siguiente?

Publicada en Publicada en Acoso, Ciberacoso, Comunicación

El pasado lunes 21 de enero colgábamos una entrada titulada “Ciberbullying”, en la misma se comentaba un informe creado por la Fiscalía General del Estado, el cual alertaba del incremento de acosos en las redes sociales por parte de los adolescentes, incremento que comenzaba en cierto modo, a superar al que se produce en los colegios.

¡Pues bueno!, no han pasado ni diez días y ya tenemos una noticia que no solamente hace incidir en el problema y en todo lo que ya se comento en su momento en la citada entrada de este blog, sino que, a mi modo de ver, debería de ser el punto de inflexión para comenzar a poner soluciones al problema en sí.

Según informa la agencia de noticias EUROPA PRESS, “La Guardia Civil ha detenido y puesto a disposición de la Fiscalía de Menores a cuatro jóvenes acusadas de vejar y acosar a una compañera en un centro escolar de la localidad pontevedresa de Lalín

Las susodichas, “supuestamente”, mientras que se cambiaban de ropa tras la clase de gimnasia, grabaron a una compañera con un móvil. Posteriormente las colgaron en una red social. Lo triste de la noticia, es que no satisfechas con la “gracia” parece ser que aún les quedaban ganas de insultar y vejar a la víctima.

La misma agencia nos dice que las detenidas tras pasar por la Fiscalía quedaron en libertad a cargo de sus progenitores-¡menuda papeleta para los mismos!-

Es evidente que, ni soy nadie, ni quien para criticar a estos padres, que bastante tiene con pasar por el trago de tener que ver a la policía en casa para que te den la noticia. Sin embargo me asaltan una serie de dudas las cuales no tengo muy clara.

¿Por qué permiten los padres que sus hijos vayan al colegio o instituto con móvil?, pues si mal no recuerdo el Centro Escolar tiene teléfono y debe de tener en su base de datos el teléfono de los padres o tutores legales de los alumnos. ¿Cómo se puede atajar estos problemas desde las autoridades educativas? Y es que eso de fiscalizar, no es cuestión del los profesores-bastante tiene con luchar para que se les respete y se reconozca su autoridad- ¿Qué nivel de responsabilidad tenemos los padres?…, podríamos seguir haciéndonos preguntas pero si no nos sentamos y nos decidimos a poner en valor la educación, difícilmente solucionáremos temas como estos.

A todo lo anterior le podemos sumar la situación de crisis tanto económica como moral del país y que por desgracia no contribuye a que se afronte el problema de una forma adecuada y con perspectivas de éxito, pues a fecha de hoy, todos los mensajes que se reciben por parte de nuestros hijos en general, es aquello “de todo vale”.

Espero y deseo que noticias como la que estamos comentando, no se vuelvan a producir, porque la mayoría de las veces suele acabar con un final trágico.

 

 

Un comentario en “El último ha sido en Pontevedra, ¿donde será el siguiente?

Los comentarios están cerrados.