ComunicaciónEducaciónSociedad DigitalTelevisiónTIC

La televisión en el hogar II

No hace mucho a una entrada de este blog la titule “La televisión en el hogar I”, es evidente que dicho título, ya deja entrever que con toda seguridad, habrá una segunda parte o una entrada que se titule “La televisión en el hogar II”, y aquí la tienes. De todas formas, para ser sincero amigo lector, te puedo asegurar que me ha costado un poco sacar adelante esta entrada, más por escribir algo relacionado con la anterior, es decir, que estuviera relacionada con la “Tv”, que por otra cosa.

Actualmente estoy leyendo el libro de Leopoldo Abadía, “36 cosas que hay que hacer para que una familia funcione bien”, y entre todas esas cosas de las que habla en su libro, una de ellas es de la tele de la que dice que hemos de dominar, cuestión que al menos en lo personal apoyo en su totalidad-como si fuera una enmienda a la totalidad de una ley parlamentaria-, por otro lado, Concepción Medrano-en una entrevista en el Diario Vasco allá por el año 2011-, acuña un término que jamás escuche pero que no ha dejado de sonar en mi cabeza y eso que la entrevista en cuestión, la acabo de conocer gracias a la web “The Family Watch”, y gracia en particular, a su “base de datos” del conocimiento, como a mí me gusta definir. La expresión en cuestión es…, “La televisión se convierte muchas veces en el tercer padre”.  Aunque también no es menos cierto, que en la citada entrevista existen cuestiones en las que como padre discrepo, pero eso es otra cuestión y no viene al caso que nos atañe.

Volviendo al tema que nos ocupa, es decir, la televisión en el hogar, y después de haber buceado en internet y demás lugares de la galaxia, a mí me surge una gran duda. ¡Y me explico!, todo lo que he comentado hasta el momento tiene una relación directa con el uso de la televisión en casa, en el hogar. Es decir, el uso de la televisión desde que la conocemos como tal, ha producido auténticos quebraderos de cabeza, a todas aquellas personas que han intentado hacer un uso racional del aparato en cuestión, pues ha llegado a ser un elemento más del paisaje familiar.

Sin embargo, el entorno familiar, como el tecnológico ha cambiado radicalmente, el advenimiento de las nuevas tecnologías, nos permiten hacer uso de ellas fueras del hogar. Se puede decir, que ya no es necesario que estemos en casa para ver la televisión, pues la mayoría de los dispositivos electrónicos como el móvil, el ipad, la tablet, etc., nos dan la posibilidad de poder verla sin necesidad de estar en casa delante de la llamada “caja tonta”. Y te preguntaras ¿a dónde quieres llegar?

Como ya te he dicho, todos los dispositivos electrónicos te permiten ver la tele, sin ir más lejos existe una aplicación en el play store-una de tantas y para colmo gratuita-, que se llama “Tv España” que junto con la instalación de “adobe flash player”, y un pluging, te permite ver prácticamente toda la oferta de TDT existente en España-hasta por desgracia, el canal de Gran Hermano-. Con este panorama, ¿cómo podemos los padres actuar?

Ya ves que de entrada se plantea el problema del control parental de cara a los que nuestros hijos e hijas pueden ver. La preocupación ya no se ciñe a nuestro querido hogar, ya no existe un lugar “único”, el lugar es donde se encuentre nuestro querido hija o hijo. ¡Vale!, habrá quien me diga, no es para tanto hombre, de todas formas depende las características del aparato y de lo que hayamos contratado con la con el operador de telefonía.

Sí, pero al margen de lo anterior, desde mi óptica como padre y nos es la primera vez que lo he dicho tanto en privado como en público, ¿qué necesidad tienen nuestros hijos de llevar cierto tipo de aparato en el bolsillo? Por ejemplo, cuando va a clases ¿para qué quieres el móvil?, si en el centro escolar ya tienen el teléfono de tus padres. Podría seguir enumerando lugares y situaciones donde el móvil es innecesario, aunque nuestros hijos quieran hacernos ver que son tan necesarios en su vida. A lo mejor surge la necesidad de regalar algún móvil de los más sencillos y dejarnos de equipos sofisticados.

Como conclusión de toda esta reflexión, podríamos terminar trasladando unas palabras de Juan Pablo II con respecto al uso de la tele, al uso actual de las nuevas tecnologías. “Los padres que hacen un uso regular y prolongado de la televisión como si se tratara de una especie de niñera electrónica, abdican de su deber de principales educadores de sus hijos”. Cambia “televisión”, por nuevas “tecnologías”.

¡Por cierto!, no te olvides que todo esto, es tan solo una reflexión.