¡Gracias Anna!

Publicada en Publicada en Sociedad Digital, TIC

Hasta ahora todas las entradas que has podido leer en este blog querido amigo lector, han ido de una forma muy clara dirigida a la familia. Es decir, he pretendido llevar a cabo una especie de un pequeño servicio a la misma y transmitir algún tipo de noticia, reflexión o lo que fuera, pero siempre buscando la mejora de la comunicación familiar y de todo aquello cuanto representa la familia.

Pero hoy, ahora, quiero hacer un pequeño homenaje a la familia y en particular a todas aquellas donde vive una persona con Síndrome de Down o cualquier tipo de discapacidad. Y muy posiblemente, esto te llama la atención, pero no te preocupes que enseguida te lo explicare todo y saldrás de la duda en la que probablemente hayas entrada como consecuencia de mis primeras líneas.

Hace unos días buceando por mis webs y blogs de referencia, encontré una artículo que se titulaba “La letra de Anna”. En dicho artículo se hablaba sobre una chica con Síndrome de Down que había creado una “fuente” tipográfica, que por cierto llevaba su nombre “Anna”. Lo curioso de todo esto, es que la noticia es de diciembre del pasado año y que la fuente fue lanzada en septiembre de 2012.

Lo primero que me vino a la cabeza cuando leí el citado artículo, fue acordarme de todos aquellos que apoyando el aborto, dicen que estos “niños”-los que viene al mundo con Síndrome de Down u otra capacidad- debían de ser abortados para evitarles sufrimientos a ellos y sus padres. ¡Menudos energúmenos!, y digo esto, porque muchos aun no se han enterado de la joyas que son los síndrome de Down.

No hace mucho otro chico con este síndrome asombro a media España y parte de la otras llegando a ser todo un fenómeno de masas, me estoy refiriendo a “Pablo Pineda”, el cual en 2009 obtuvo la Concha de Plata al mejor actor en el Festival de cine de San Sebastián.

Ya sé que podemos encontrarnos con personas con este síndrome con más capacidad o menos capacidad, pero por ello no dejan de tener la dignidad que como persona le corresponde y que por desgracia más de uno se la quiere negar con el aborto.

Sin ir más lejos en su momento la señora Rosa Regás los definió como “monstruos”, aquí te dejo un enlace a la entrada que hice con respecto al tema, cuando dicha señora se quedo tan a gusto y digo esta burrada. Y si te parece que exagero aquí te dejo escritas las palabras que la misma dedico a estas personas… “Señor Ministro, ¿no le parece que antes de dar vida a los monstruos debería ocuparse de que no se resquebrajara la dignidad de los vivos, y defender para ellos trabajo, vivienda, educación y sanidad?”

Por otro lado me alegro de que España-de momento- no sea Esparta, porque seguro que jamás hubiéramos podido disfrutar de personas como “Anna”, “Pablo”, “Mamen”, o todas aquellas que tengan este Síndrome.

Y es que quien tenga la fortuna de convivir o tener cerca una persona con Síndrome de Down, os puedo decir que son cariñosos, afables, desinteresados, protectores, desprendidos de sí y en la familia son la alegría de la misma. En definitiva son los que aglutinan la familia.