Lo que debe de esperar es el móvil

Publicada en Publicada en Sociedad Digital

No hace mucho en este mismo blog, escribíamos a propósito de la utilización desmesurada que solemos tener del móvil. Y que podríamos considerar una obsesión y en su caso, una auténtica adicción.

Hasta tal extremo, que ya corre por el ciberespacio, un estudio donde se llega a decir que llegamos a mirar el móvil al menos 150 veces de media al día. Y es curiosos que no han pasado ni quince días y tenemos que hablar de móviles, whatsapp, google glass, etc.

Que la aplicación “whatsapp” está arrasando en España, es claro y notorio-son ya alrededor de 20 millones de usuarios que utilizan esta aplicación de mensajería y chateo rápido-, pero está arrasando hasta unos niveles de preocupación. Sobre todo cuando somos incapaces de refrenar nuestro impulso de estar comunicado-acuérdate 150 veces de media-.

¡Pero vayamos al grano!, en el término municipal de San Javier (Murcia-España), muy cerca de donde vivo, el ayuntamiento ha decidido colocar unas señales por la calle en la que aconsejan  el retrasar el uso del móvil.

La verdad, es que la iniciativa no puede ser mejor, de momento no se tiene intención de multar a nadie, pero ¿quién sabe?, y es que las cifras que maneja el consistorio no son para dejarlas pasar. Por ejemplo nos recuerda que tan solo en San Javier “un 7% de la accidentalidad vial es debida al uso indebido del móvil, además de las caídas y tropezones que se producen por distracciones al teléfono.”

La cosa no queda ahí. Tan solo en Estados Unidos las cifras son las siguientes”en 2012 murieron 4.000 personas por este motivo y hubo más de 60.000 peatones heridos por la falta de atención al caminar.”  Si ya es toda una aventura en este país disminuir el índice de siniestralidad en la carretera con las famosas campañas de la DGT y plataformas ciudadanas como puede ser “ponle freno”, la presente iniciativa viene muy bien para que nos concienciemos de la importancia de ir atentos por la calle a la hora de cruzar la calzada o circular por cualquier parte de la vía pública.

La otra noticia que también la podemos relacionar-en parte con la anterior-, y esta sí que lleva implícita una multa como te pillen. Me estoy refiriendo a la intención del departamento de transportes de Reino Unido de multar a toda aquella persona que conduzca con una de las “Google Glass”, se tiene miedo, a que por despiste se produzcan accidente a la hora de conducir y utilizar las citadas gafas. ¡Cómo veras!, aquí se ponen la venda antes de ocurra, pero no es menos cierto que también creo que es una decisión muy bien tomada.

Lo triste de todo esto, es que seguro que sale algún imprudente haciendo de las suya, algunos de esos que suelen decir…, “yo me carcajeo en las narices de la mismísima muerte”-tú eres un…, mejor me guardo el comentario para mí- ¡Por cierto!, el importe de la multa es 69 euros y perdida de 3 puntos.

A la vista de todo lo visto hasta el momento es evidente que debemos de ser “prudentes” a la hora de hacer uso de las nuevas tecnologías, para ello es necesario tener un mínimo de formación y no te estoy hablando de formación “tecnológica”, ¡no!, estoy hablando de formación humana-eso que por desgracia brilla por su ausencia-, y que en los últimos años en nuestro país brilla por su ausencia tanto en las casa, los colegios, en los medio de comunicación, etc…, tenemos que invertir un poco más de tiempo en buena lectura, en darnos más a los demás y no mirarnos continuamente el ombligo-como se suele decir-

Y en todo esto los padres tenemos algo de culpa-no toda, pero si algo-, es que el otro día leía en un portal de noticias que… “Los niños de hoy en día obtienen su primer teléfono móvil a la edad de siete años y sobre todo por cuestiones de “seguridad y sus amigos también los tienen”. Pues perdonarme por mi comentario, que quizás no sea muy afortunado, ¡pues para eso ponle un chip!, ¡total!, es por seguridad. Es que nuestro hijo, ese hijo que no supera los siete años, ¿no va a estar en ningún sitio donde no haya un teléfono?, ¿para que el móvil?, ¡bueno!, tú eres su padre o su madre y sabrás.