Sociedad Digital

A más Facebook, menos felicidad. ¿Estás seguro?

Publicado el

Hace tiempo que hago uso de las llamadas “Redes Sociales”, redes como “Facebook”, “Twitter” y alguna que otra de “índole profesional”, que en su momento decidí abandonar por cuestiones que no viene al caso. Siempre ha tenido mi idea de las mismas, y soy muy consciente de que existe un gran debate en cuanto a su utilización por todas las capas sociales.

En cuanto, a lo que a mí respecta, he de reconocer que hago más uso de las mismas, para promocionar en la medida de lo posible mis “posts” en los blogs donde escribo, es decir; “La familia y los mass media”  y “El micrófono” de Gente Digital, que otra cosa. Pero no es menos cierto que me centro más en twitter por poder encontrar noticias que me sirvan de base para luego comentar en los citados blogs.

Y creo que no soy el único a la hora de hacer uso de esta técnica, sobre todo cuando empiezas en este mundo de la “blogosfera”. ¡Por cierto!, me sigo considerando un principiante, modestia aparte.

No obstante amigo lector, creo que te preguntaras a que es debido todo este rollo que te estoy metiendo a cuenta del porque hago uso de las redes sociales y cuál es el sentido de este “post” dentro de todo esto.

La cuestión es la siguiente, acabo de leer la información facilitada por varios medios en la que se afirma en cierto grado que el uso de Facebook está asociado a la disminución de la felicidad. Y la verdad, yo no seré el que ponga en duda el estudio llevado acabo por investigadores de la Universidad de Michigan. ¿Pero….?

En la misma se nos presenta un estudio donde se ha reclutaron a 82 “adultos jóvenes”, todos ellos propietarios de teléfonos inteligentes y con cuentas de Facebook, para la realización de la misma, pero no se nos da más información sobre sus hábitos de vida, su nivel social, si es teléfono de trabajo o  particular. Cuestiones que considero de importancia para luego valorar los resultados. Y que después de dos semanas se sentían menos felices que cuando empezaron el estudio en cuestión.

No obstante, ¿hasta qué punto puede ser real esto? La verdad es que no lo sé. Lo que si me planteo y por lo tanto te planteo, que la citada cuestión no puede ser tomada como una situación general. Dudo que todo el mundo sea menos feliz cuando hace uso de “Facebook”, hombre puedo tener la sensación de haber perdido el tiempo, de haber hecho el “canelo”, pero sentirme menos feliz, ¡la verdad!, no lo veo claro.

¡Vale!, me puedes decir que muchas personas están literalmente “enganchadas” al uso de internet y las redes sociales-más de una vez he tocado el tema de las adicciones en este blog, ¡vale!, que el estudio se ha realizado usando una técnica muy determinada y con ciertos parámetros que te llevan a considerar los resultados como muy de fiar, ¡pues también!, pero esto no deja de plantearme ciertas dudas.

¡Mira!, yo opino, que esto es como el mundo de los coches y perdón por la comparación. Unos se compran la máquina-el coche, el carro-, que más le mola y que se puede “pagar”, otros, lo que su economía les permite y otro grupo que realiza la compra en función de sus ingresos y necesidades.

Pues bien, en el tema de internet y en particular el tema de Facebook, creo que ocurre al parecido, de hecho las grandes compañías, “sean del ramo que sea”- o sector- y ofrezcan el producto que sea, no viven sin hacer sus campañas de marketing en Facebook. Otras utilizan los perfiles de sus “seguidores”, para crear campañas de promoción de esos mismos productos, etc.

Como veras esto es muy variado, y dudo que todo el mundo vaya por las redes sociales y en particular por “Facebook”, perdiendo su felicidad y haga uso de esta red por ello.

La cuestión, es que todo en la vida debe de ser “utilizado” con moderación y mesura, situaciones estas que por desgracias en la sociedad del siglo XXI, es harto difícil y complicado.