No podemos negar la evidencia.

Publicada en Publicada en Sociedad Digital

Tal vez aquellos lectores-y lectoras- que visiten con frecuencia este blog, hayan sacado la conclusión de que mis “post” son demasiado beligerantes a la hora de tratar temas relacionados con el uso de nuevas tecnologías por parte de los más peques de la casa. ¡No lo sé!, tal vez de esa sensación y es por ello que hoy traigo a vuestra consideración un “post” en donde en cierto modo, pretendo deshacer esa imagen de “enano gruñón”.

Y lo que no puedo negar es la evidencia de que poco a poco el uso de dispositivos como las tabletas en el ámbito educativo, se va imponiendo-es un hecho que no tiene vuelta atrás-, a su vez los libros de texto van cediendo su protagonismo. A todo esto hemos de unirle que los peques con más frecuencia y estilo van manejando toda la tecnología que se pone en sus manos. ¡Es más!, se les suele distinguir con la denominación de “nativos de internet”.

Lo que siempre defenderé, será el uso adecuado de todos estos dispositivos por el riesgo que corren los chavales al acceder a internet. ¡Aquí!, el “control parental” es vital.

A nadie se le va a negar la evidencia de que una tableta, puede ser una herramienta que ayude a nuestro hijo-o hija- a tener una mejor destreza manual, una mejor agudeza visual, mejorar la concentración de lo que se está realizando, etc. Pero no solamente esto, sino que lo podemos utilizar como “cuenta cuetos”, etc., sin perder de vista que nos es un juguete y que los juguetes han de tener su lugar en casa, pues también tiene unan componente vital en el desarrollo de los pequeñajos..

Lo que sí es cierto, es que el mercado tecnológico no para de avanzar, prueba de ello es la aparición en el mismo de la última tableta presentada por la empresa Española con sede en Zaragoza “Imaginarium”, que ha dado a conocer un producto tecnológico llamado “Paquito mini”, es decir, han creado una tableta dirigida a los más peques, en particular recomiendan el producto para los mayores de seis años. De esta forma aumenta su oferta pues ya tenía en circulación la “Superpaquito”.

Destaca sobre todo-al menos para mí-, el tema del control parental, donde  contempla tres niveles de uso, de tal forma que los padres  pueden permitir desde el acceso a internet sin ningún tipo de restricción, hasta la opción totalmente opuesta en el sentido de no permitir acceder a la red. A su vez contempla la opción de poder limitar el tiempo de uso del dispositivo-opción a mi juicio, muy aceptada- La opción idioma, contempla hasta 17 lenguajes diferentes pasando por los más habituales, como puede ser castellano, inglés, francés, etc.

En definitiva, la escuela no se queda atrás a la hora de hacer uso de las tecnologías, la pena es que nos encontramos en un momento de la historia de la humanidad donde “el dinero es el problema”, la mala gestión de los recursos  es un hándicap, la ideologización política, no nos deja ver el bosque que tenemos delante de nuestros ojos.

Hasta el momento hemos hecho referencia al uso de estos dispositivos en los más peques, pero el uso de las tabletas en los más mayores, facilita por ejemplo todas estas ventajas…

Se mejora la relación alumno-profesor, ayuda a la hora de introducir nuevas metodologías de trabajo en las aulas, se favorece el aprendizaje y por lo tanto podemos ayudar a mejorar la motivación del alumno a la vez que mejora las competencias del mismo. Y sobre todo refuerza que los chic@s tengan una mejor creatividad. Por lo tanto, es evidente que no podemos negar la evidencia. La tabletas son un recurso educativo potente.