Competencias digitales y audiovisuales I

Publicada en Publicada en Sociedad Digital

competencias

Antes de iniciar este “post”, es necesario partir de varias premisas. La primera es que de reconocer, que es un tema que apenas desconozco y por lo tanto soy consciente de que me puedo tirar a la piscina sin agua. La segunda premisa que no tengo animo ninguno de atacar a nadie, tan solo expresar mi opinión con respecto a lo que he leído del asunto.

 

Pero se seria bastante cínico por mi si no te dijera de antemano, que pese a ver leído de arriba a bajo la LOE, jamas había reparado en lo que hoy en día se ha dado en llamar “las competencias”. Siempre las he contemplado dentro del lenguaje de la política y por tanto, como se suele decir, he pasado olímpicamente de ellas. ¡Y por cierto!, ¿qué es eso de competencias? Según la RAE, es la “pericia, aptitud, idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado.

 

Sin embargo en España con la entrada en vigor de la LOE-actual ley de Educación-, aparece por primera vez en el campo educativo las competencias. Y que según los creadores de la LOE en su anexo COMPETENCIAS BÁSICAS, “son aquellas ( ) que debe haber desarrollado un joven o una joven al finalizar la enseñanza obligatoria para poder lograr su realización personal, ejercer la ciudadanía activa, incorporarse a la vida adulta de manera satisfactoria y ser capaz de desarrollar un aprendizaje permanente a lo largo de la vida.” Quizás sea otra forma de hablar con respecto a los objetivos que nos podemos trazar a la hora de educar a una persona.

 

Las competencias en cuestión son:

 

1. Competencia en comunicación lingüística

 

2. Competencia matemática

 

3. Competencia en el conocimiento y la interacción con el mundo físico

 

4. Tratamiento de la información y competencia digital

 

5. Competencia social y ciudadana

 

6. Competencia cultural y artística

 

7. Competencia para aprender a aprender

 

8. Autonomía e iniciativa personal

 

Y a estas alturas de tu lectura, te preguntaras el porqué de toda esta introducción al tema de hoy. La respuesta es muy sencilla. Recientemente ha caído en mis manos gracias al “Instituto de Ciencias para la Familia de la Universidad de Navarra” y su servicio de boletín. “Un pdf”-te lo facilito desde aquí-, titulado “De la competencia digital y audiovisual a la competencia mediática: dimensiones e indicadores”.

 

En el citado documento, fruto del trabajo de cinco años, con 6.626 cuestionario, 31 entrevistas, 28 grupos de trabajo y una muestra de “elementos” con una variedad de edades de entre los 16 años y los 65 o más, y respaldado por el trabajo de 17 universidades españolas, se traza las líneas maestras en cuanto a las necesidades de la enseñanza universitaria (en los ámbitos de la comunicación y de la educación), la enseñanza obligatoria y el colectivo de los profesionales de la comunicación. No obstante, estamos hablando de un documento publicado hace poco más de un año y que tiene cierta vigencia si cabe con todo lo que se está moviendo en el mundo educativo con recortes, nuevas leyes, etc. Y no te digo en el mundo de los medios de comunicación que no está ajeno a los tiempos que corren.

 

A la vista de una lectura ciertamente “pausada y medio elaborada”, deduzco que la guerra-por decirlo de una forma metafórica- entre la escuela clásica y la escuela del siglo XXI, nada más que ha comenzado. Pues, todo lo que nuestros hijos adquieren de una forma sin control usando las nuevas tecnologías, ya sea en casa o en otro lugar, ha de ser contemplada por la escuela. Pero si mis palabras no han sido todo lo clara posibles, quizás lo entiendas con este texto de “Prensky” y que abre la introducción del documento que estoy comentando y que además ya he leído en otros textos que a priori no están relacionados con lo que hoy estamos comentando.

 

En definitiva… “Los niños y jóvenes de hoy están desarrollando, sin control ni sistematización, unos procedimientos y habilidades para gestionar informaciones y contenidos que les proporcionan respuestas al mundo distintas a las de los adultos. De aquí surgen los términos…,” inmigrantes o nativos digitales”, que tan alegremente fluye por la red. Y la verdad sea dicha, lo que si me queda claro con forme voy profundizando en el tema, es la posibilidades que puede llegar a dar todos aquellos chicos con “altas capacidades”, con los trastornos-quizás estos últimos de una forma más específica-, les pueda venir bien para su  mejor adaptación a la escuela.

 

A priori todo lo que se mueve alrededor del mundo “tecnológico, digital y audiovisual”, hoy por  hoy es prácticamente parte de nuestras vidas y por ello es casi imprescindible conocerlo, manejarlo y estar capacitado para enfrentarse a él. Otra cosa, es como lo llevemos a cabo, pues como todo en la vida, si somos capaces de poner los cimientos adecuados, el edificio será mejor y tendremos menos necesidades de estar llevando a cabo reformas continuamente-como nos está pasando en educación-

 

Pero si somos capaces de mirar a los medios de comunicación, e internet, con una vista limpia y objetiva, veremos que esto de las competencias, poco más que va a ser una misión imposible. ¡Y me explico!, ¿cuantos medios hoy por hoy, no está ideologizado o politizado?, ¿Cómo está la situación en internet y las comunicaciones privadas? Te recuerdo que ahora mismo estamos sumidos en un auténtico “Tsunami” con el tema “Edward Snowden”.

 

No obstante, Verónica Marín-Díaz, Editora EDMETIC (Revista de Educación Mediática y TIC) comenta lo siguiente…”La formación mediática es una realidad, los medios están copando todas las áreas de expansión, cobrando una fuerza sin precedentes, es por ello que desde los diferentes agentes educativos se han de tomar cartas en el asunto. Se debe formar y trabajar para que dicha competencia ayude a los sujetos en un uso y consumo crítico de la información que obtienen en su relación con los medios.

 

Desde la etapa del jardín de infancia hasta las aulas de mayores, todos necesitamos esa capacidad y el desarrollo de las habilidades que hagan que los medios estén a nuestro servicio no al revés”. Palabras que quizás que hasta yo puedo compartir sin ningún tipo de duda, solo que viendo cómo se desarrolla en este país los temas educativos, a mí me da pánico el tema.

 

Por otro lado, en lo que respecta a los medios materiales para esa formación en la escuela, junto con una adecuada formación del profesorado en tiempos como los actuales, es “muy complicado”. Tan solo este tema-el económico-, para cubrir todas estas necesidades daría para un serio debate, pero ni es el momento ni  el lugar. Y como al final me he alargado más de lo habitual en mis “post”, creo que he de dejarlo de momento en este punto, que no será un punto fina, sino un punto y seguido, pues reconozco que después de haber buceado por algunas páginas de internet,  el tema de “la formación en competencias digitales y todo lo que conlleva no está alejada de una educación del uso adecuado de internet, como siempre hemos defendido desde este blog.