Sociedad Digital

Esta vez no son ellos, ¡somos nosotros!

Publicado el

socialCuando se habla de “Redes Sociales”, casi siempre se habla de los jóvenes y en particular de los adolescentes, da igual que estos estén en “Facebook”, Tuenti, Twitter, etc.

Se les suele criticar su forma de uso de las citadas redes sociales.Prácticamente, se les viene a decir, que son unos imprudentes que siempre están en el filo de la navaja y que si no ponen los medios se pueden encontrar con alguna sorpresa. Pero por primera vez y sin que sirva de precedente, esta vez no son ellos el punto de partida de una noticia sobre Redes Sociales. ¡Somos lo padres! Esta vez, somos lo progenitores los que hacemos uno uso peligroso de las mismas.

Hoy quiero traer a tu consideración, lo que se conoce por “oversharing”-lo que se produce cuando los padres realizan una sobreexposición de los menores en la red- Todos, somos conscientes de los riegos de usar las Redes Sociales y en este blog más de una vez los hemos comentado.

Sin embargo, para algunos padres o madres, esto parece que les da igual, se han empeñado en contarnos al detalle lo más íntimos de su familia-en particular, sus hijos- Nos inundan con fotos, videos y demás historia. Convierten a sus hijos en “una estrella de las redes” incluso a veces antes de que vean la luz de este mundo. ¡Y cuidado!, no  es una cosa que sólo realicen las “estrellas”, sean de la música, el deporte o el arte, incluso los padres y madres más terrenos lo hacen en algún momento.

Esos mismo padres ni se plantean, quesu hijo tal vez cuando pase unos años y sean un poca mayor, quizás se sientan incomodo viéndose en las  redes sociales “de esa guisa” o teniendo que leer aquel comentario de papa o de mama. Y muy posiblemente se encuentre con el problema de no poder eliminar esa información y tener que cargar con ese “historial digital” a cuesta.

Sin ir más lejos, ¿qué pensará el hijo de ese padre bloguero norteamericano que colgó una foto de su hijo vestido de una de las chicas de la serie de animación “ScoobyDoo”?, y que puso en el pie de foto…, “¿es mi hijo gay?”Es simple acción significó nada más que…”cuatro millones de visitas y 47.000 comentarios”. ¿Crees que antes o después, esto no puede pasar factura a su hijo? Yo creo que sí. ¡Menudo imprudente! Pero imprudentes como este señor o parecido en Internet son ya bastantes.

Ya en 2010 la empresa de seguridad informática AVG realizó un encuesta a unas 2000 madres de Norte América (USA y Canadá), Europa (Alemania, España, Francia Italia y Reino Unido), Australia / Nueva Zelanda y Japón, con unos resultados muy curiosos…, por ejemplo el 81% de los niños/as menores de 2 años ya tenían algún dossier o perfil digital con imágenes publicadas online. En USA el porcentaje aumenta hasta el 92% mientras que en Europa la media disminuye hasta el 73%. En nuestro país el porcentaje se quedaba en el 71%

A la vista de esto, es bueno recordar los riegos que se corren cuando actuamos de esta forma…, no olvidemos que cualquier cosa que subamos o publiquemos en la red, sufre una aceleración bestial y se propaga como la pólvora. Llegado el momento incluso se puede perder el control de dónde está y quien lo tiene.

Situación, que al final hace que vulneramos los derechos de un tercero, que en nuestro caso se agrava con la circunstancia de que es nuestro hijo. Pero no solo eso, sino que también, estamos lesionando el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar e incluso a la propia imagen de nuestra familia y su privacidad.

Es evidente que en estos casos, no nos preocupa mucho eso de cuidar nuestro “yo digital”, lo que somos, decimos y hacemos en Internet.