TDAH ¿Un invento de los psiquiatras?

Publicada en Publicada en TDAH

La entrada que te dejo a continuación sobre el tema “TDAH”, es una que en su momento me sorprendió la acogida que tuvo por parte de los lectores, es más, creo que ha sido la entrada mejor valorada de todas las que he escrito tanto en este blog-La familia y los mass medias- y la que lleva por título “El micrófono”. Espero que te guste….

TDAH CARITAS

No hace mucho tiempo, cuando un niño pequeño-o no tan pequeño-, rompía la dinámica de trabajo de un grupo de alumnos en clases  o de ciertas actividades de grupo, como puede ser un equipo de futbol, o cualquier tipo de deporte en equipo  y si  además de todo ello, era, un niño o niña que no dejaba de moverse, enfrentarse con todo aquello que se ponía por delante, se le ponía la etiqueta de “niño incordio” o “niño mal educado”. Los pobres padres se podían encomendad a todos los santos de cielo para que con los años este panorama no creciera con su hijo.

Luego, relativamente cercano a nuestros días, a este cuadro se le ha dado el nombre de TDAH, acrónimo de Trastorno de déficit de atención e hiperactividad. Sin embargo a fecha de hoy existen aún muchas personas que ponen en duda la existencia de este trastorno. ¡Allá ellos!, se notan que no han sufrido este problema en su casa y en sus carnes.

Yo no suelo escribir mucho sobre mi familia y mis historias, además de que no es muy ético, tampoco es muy recomendable, pero a veces es necesario romper ciertas normas y abrir el corazón a los demás. Cómo muchos lectores de este blog sabrán y algún que otro amigo tengo un hijo con TDAH y puedo asegurar que no es ninguna broma. No es ninguna broma para los chicos y chicas en particular con este trastorno, ni tampoco lo es para sus familias.

No obstante, cuando se es consciente del problema, las cosas se ven de otra manera y las dificultades son “menos dificultades”, de todas formas las personas con estos trastornos necesitan mucha comprensión por parte de los demás y espero que a partir de ahora, mucho más, gracias a la noticia que se ha producido en el Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario Vall d’Hebron (HUVH), el cual ha participado en un estudio internacional llevado a cabo con la coordinación de la Universidad de Queensland (Australia).

En  el citado estudio han determinado que tanto el TDAH como la depresión, el trastorno bipolar y el autismo, tienen una gran componente genética. Lo cual en cierto modo, viene a reafirmar ciertas tesis que apoyan la teoría de que la herencia genética tiene mucho que ver en este trastorno-en particular en el TDAH-.

La pena de todo esto, es que al igual que el TDAH necesita ser detectado lo antes posible, para poder confirmar la situación y evitar un infierno tanto al sujeto que lo padece, como a su entorno, en el sistema educativo español-ese que siempre está bajo los efectos de una guerra ideológica entre los dos grandes partido político-, no está preparado para detectarlo, ni para encauzarlo y mucho menos para buscar las mejores opciones de cara al alumno que lo padece y de cara al profesor o profesores que han de tratar con el alumno de TDAH todo los días del curso escolar.

Ya sé que desde algunas consejerías de educación-como la de Murcia-, se intenta de luchar contra este problema, pero se ha de hacer algo más. El profesorado necesita una formación mínima que le ayude a detectar cualquier tipo de trastorno que perjudique al alumno y al buen ambiente de la clase. Lo que ocurre, es que con los tiempos que corren nadie quiere saber nada de más historia, al final es lo de siempre, mientras que a mí no me toque, aquí no pasa nada.

Piensa amigo lector, que cuando escribo uno de mis “posts” lo hago con la intención de que toda aquella persona que lo lea al menos se pare a reflexionar sobre el tema en cuestión y por ello hoy te hago varias preguntas para que realices este pequeño ejercicio que te propongo…

La primera pregunta es… Te has parado alguna vez a pensar ¿cómo se siente un niño hiperactivo?  ¿Cómo piensa?, pues mira, ¡ponte en su lugar!, si nunca lo has hecho. Porque si somos capaces de ponernos en la piel del otro, otro gallo cantará en la sociedad actual.

Y para terminar ¿realmente crees que es un invento de los psiquiatras?