Educación

Un motivo más para formar personas con criterio.

Publicado el

Redes socialesQue las “nuevas tecnologías” están cambiando la vida social del ser humano, no es ningún descubrimiento a estas alturas de la vida. Es por ello que “la familia” se ha de tomar las medidas adecuadas para poder enfrentarse a las mismas con algo más que la simple confianza. Pero también no es menos cierto, que en esa lucha, puede llegar a verse “un poco desbordada”.

Esto es a lo que me ha llevado la lectura del documento Redes sociales, identidad y adolescencia: nuevos retos educativos para la familia de la Universidad de Navarra. Un documento donde se nos hace una reflexión sobre los adolescentes y su relación con las redes sociales.   

Y es que, quizás sean los adolescentes los más afectados por todo este maremágnum que son las nuevas tecnologías y en particular el uso de las redes sociales. Es necesario que las familias se adapten con rapidez, sobre todo en el conocimiento de redes como twitter, Facebook, sin descartar otras como son Youtube, Vimeo, Picassa, o incluso las que están arrasando en los terminales inteligentes, es decir, WhatsApp o LINE.

Además, aunque parezca algo presuntuoso por mi parte, considero que es inevitable-al menos en la medida de lo posible-, el llegar a saber cómo funciona, para de esta manera ayudar en la medida de lo posible a nuestros hijo@s.

La cuestión, es que ya en 2009 poco más de la mitad de los adolescentes españoles estaba presente al menos en una red social, para ser exacto el 51%-según se nos cuenta en el citado estudio de la Universidad de Navarra-. Lo alarmante del tema, es que en 2011, es decir, dos años más tarde la cantidad se eleva al 75%. Por cierto, si no lo sabes, somos el tercer país en uso de redes sociales por detrás de Brasil e Italia.

Por lo tanto, ¿no crees qué cómo padres llevemos a cabo una revisión de la utilización de las redes en nuestras casas?, ¿y de quienes deben de actuar sobre ellas, al menos desde la perspectiva de la familia? Personalmente creo que es una cuestión está harto complicada, pero a su vez apasionante.

Complicación que viene de las características de los usuarios que interactuaran con las redes, de hecho, nueve de cada diez, usan las redes sociales para seguir en contacto con sus amigos, ya sea para quedar, salir, u organizar actividades diarias. Tres de cada cuatro, envían mensajes privados a los amigos utilizando “los muros” de los mismos. Ocho de cada diez tienen su propio perfil en alguna red, pero el porcentaje se dispara al 33% con respecto a los que tiene varios perfiles en varias redes y que aumenta con la edad.

Pero si a esto, le unimos, el que la adolescencia es un tiempo donde la socialización juega un papel importante,  ya sea por la complejidad de las relaciones, como por el periodo en cuestión, no lleva a una posible situación límite. Y es aquí donde los padres sufren de un modo más radical los cambios de los adolescentes, cambios provocados por los medios, la cultura actual, etc.

Al final se llega a tal extremo, que hasta los espacios privados, íntimos e incluso públicos están cambiando. Y es que la red social es una prolongación del mundo real. Además de ser hoy por hoy un escenario de la mayoría de nuestras relaciones. Es por tanto a la vista de todo ello y con los cambios que hacen que “las puertas de la casa y de las habitaciones, o la noche y el día”, pasen a un segundo plano. En este nuevo escenario la familia tiene mucho que decir.

Ya sé   que todo esto te puede sonar a repetido, cansino, ¡sí!, lo que tú quieras, pero no deja de ser un momento para mejorar la comunicación familiar, el dialogo, el saber transmitir  valores, buenas costumbres, etc., lo que tú quieras, pero en definitiva, un motivo más para formar personas con criterio.