Se estremecía al leer los guiones

Publicada en Publicada en Televisión

tvPocas veces suelo utilizar un titulo o subtitulo de una noticia como titulo de una de mis entradas, pero no por ser raro, no lo dejo de hacer. Y hoy es uno de esos días.

Por otro lado, rara vez alguien en el mundo del cine se desmarca de la mayoría, es más, cuando esto sucede, se puede decir que esa persona ha firmado su sentencia de muerte-metafóricamente ¡claro!- Y algo parecido creo que puede pasar con la noticia que he leído en “europapress.es”. El titular es…”AryaStark: En Juego de tronos hay demasiado sexo para los niños”

La verdad, es que a mí personalmente la noticia en sí, no me sorprende, lo que quizás si me sorprenda es quien lo dice. En este caso una de las actrices más jóvenes de la serie. Actualmente tiene 16 años, es decir, aún no ha llegado a la mayoría de edad y desde hace tres tiene que leer los libretos de los guiones. Es evidente que no voy de puritano ni nada que se le parezca, tan solo me extraña que no se tenga al menos un poco de delicadeza en esas cuestiones cuando en otros ámbitos de la vida se lucha por la abolición del trabajo infantil, la pederastia, etc.

Lo que es de aplaudir es la actitud de esta joven, la cual reconoce que esa “sobre carga” de contenido sexual, la incomodaba, sobre todo cuando comenzó a actuar en la serie. “Yo y Sophie Turner (la actriz que encarna a su hermana SamsaStark) cuando éramos pequeñas e íbamos a leer los guiones nos quedábamoscomo estremecidas afirma Williams en declaraciones a The New York Post

Es evidente que son cuestiones de “cierto riesgo”, que deberían ser más consideras por los productores, pero incluso si me apuras, más por parte de los padres-luego vienen las madres mías- Y es que a colación de todo esto, me viene a la cabeza, los riesgo que corremos cuando se crea un producto televisivo, cinematográfico o del mundo del espectáculo de ciertas características en donde los más jóvenes de la casa son los más vulnerables.

Sin ir más lejos me estoy acordando de la “niña”-de ese producto “made in Disney”- Hannah Montana, y que actualmente ya es más conocida por su nombre-Miley Cyrus-, aunque no es menos cierto, por todos esos numeritos con los que nos regala la “susodicha”. Ya se encarga ella de que su personaje de “niña buena” desaparezca de la faz de la tierra y nos quedemos con ese “personaje” que quiere ser ahora y que no tiene nada que ver con lo que fue. Otra cuestión, es que entendamos que no quiera que se le relaciones, pues lo considera como parte de su pasado y eso para ella, ¡es una carga!, que ha de quitarse como sea.

Lo triste de todo esto, es como lo está llevando a cabo. A lo mejor está consiguiendo todo lo que se ha propuesto y nos olvidamos de su personaje de Disney, pero creo que está destrozando su persona. ¡Allá ella!, sólo que sin darse cuenta está arrastrando a muchas niñas a no saber cuál es el verdadero camino como persona. Estos ejemplo, son totalmente dañinos para nuestras hijos pero creo que para nuestras hijas mucho más.