¿Y cómo resuelves?

Publicada en Publicada en Educación

creatividadEn los últimos años he tenido muchas oportunidades de dar mi opinión sobre el “Sistema Educativo Español”, en particular a raíz de la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Educación del señor Zapatero.

Por suerte o por desgracia he tenido que aguantar muchos insultos y menos precios por tener una opinión totalmente opuesta y diferente al gobierno del citado señor y a su partido, junto a toda la progresía española. Pero al margen de todo ello, con el tiempo, he ido descubriendo un nuevo campo de batalla donde enfrentarme no  solo con una parte de la sociedad, sino con un sistema en partícula. Y me explico.

Como muchas veces suelo decir, los españoles solemos ser muy particulares y si un problema no nos toca de lleno o no cruza el umbral de la puerta de casa, es como si no existiera. Pues muy bien, después de muchos años en compañía de mujer hemos intentado descubrir el por qué fracasaban nuestros hijos varones en el sistema educativo.

Las respuestas a todas esas cuestiones, creo que están llegando desde hace un tiempo para acá. Primero pudimos poner nombre a los trastornos que ambos sufren y que por suerte o por desgracia, marcaran el devenir de sus vidas.

A su vez, esos trastornos dentro del ámbito educativo son una autentica “losa” para ambos y para todas aquellas personas que lo tengan y por extensión a sus familias. Y es llegado a este punto cuando descubres que ese sistema educativo, del cual “tu” formas parte como padre, “hace aguas por todos lados”. ¡Para colmo de males!, es uno de los sistemas educativos más politizados del continente europeo.

Con estas premisas necesitas hacer algo, “el problema”, es que no sabes que hacer, a donde dirigirte, en que apoyarte y has de resolver. ¿Y cómo resuelves? Pues como siempre en casi todo en este país, “buscándote la vida”. En ese buscarte la vida comienzas a dar vueltas al tema sin tener un punto de partida claro. ¡Al final!, decides comenzar por un lugar determinado, buscar una alternativa o alternativas a lo que existe.

¿Pero qué alternativas existen a la escuela tradicional tal cual la conocemos actualmente? Por lo que he podido descubrir, el uso de las nuevas tecnologías puede ser una opción y lo que se conoce por escuela creativa otra. De hecho no hace mucho escribí una entrada en este blog denominada “Escuela tradicional, creativa, digital… ¿Cuál elegir?”, ya en ella habla sobre ese dilema pues la escuela tradicional esta como encorsetada dentro de unos parámetros muy definidos, pero a su vez, se apreciaba cierta “apertura” a las nuevas tecnologías. Sin embargo, la escuela creativa, tiene muchos más problemas para poder irrumpir en la escuela tradicional.

Al final, la creatividad tiene que abrirse paso en nuestras aulas, pero… ¿cómo? No lo sé, eso es lo que me va a tocar llevar a cabo. Investigar para que muchos padres no vuelvan a pasa por el calvario que hemos tenido que pasar en casa y que a veces todavía sufrimos.

¿Para cuándo más creatividad y menos asimilación de contenidos?, ¿para cuándo dejar trabajar más la imaginación? Que las ideas fluyan como fluye el agua en el  nacimiento de un rio, ¿para cuándo?

Por desgracia en la escuela tal cual la conocemos, el talento y la pasión no ocupa un lugar primordial, ¡al contrario!, son denostados y abandonados en un rincón de la clase.