Seamos capaces de actuar con responsabilidad y sentido común.

Publicada en Publicada en Sociedad Digital

WhatsAppitisEs evidente que el mundo tecnológico no deja de sorprendernos cada día, ya sea por la creación de un software determinado, ya sea por la creación de una aplicación, o como recientemente ha ocurrido con dos noticias que han saltado a los “teletipos actuales”. Son dos noticias, de esas que podemos enmarcar dentro de la denominar de…., “secuelas del abuso”.

No hace muchos días, saltaba la noticia…, surge la enfermedad de la “WhatsAppitis”-¡Sí!, ¡Sí!- La salta la noticia de que a una mujer española, se le ha diagnosticado esta enfermedad como consecuencia de haber ello uso de su móvil y en particular de la aplicación whatsapp, a la hora de responde la pasadas navidades a las amistades que les mandaron mensajes navideños.

Por otro lado la segunda noticia, tampoco tiene desperdicio. “Un adolescente noruego sufre un coma tras 16 horas de juego y cuatro litros de bebidas energéticas”. Cómo veras las dos cuestiones tienen “su aquel”-como se suele decir-

Además para colmo la mujer de la “WhatsAppitis” es española y “doctora”. Lo que sí es claro y evidente, es que casi siempre somos los generadores de cada noticia, “que me rio yo”.

La verdad es que a la vista de noticias como las anteriormente citadas, surge el interrogante ¿Hasta dónde  podemos llegar con el uso de nuestros dispositivos electrónicos?, ¿somos conscientes de los riegos que corremos cuando nos pasamos de la raya, como son estos dos casos?

¡6 horas de WhatsApp!, contestando a felicitaciones navideñas…, pero…, “y él otro ¿qué? Me estoy refiriendo al chico noruego ¡cuatro litros de bebidas energéticas!, para poder seguir participando en una especie de quedada de juegos en red. Conclusiones de esa actitud tan poco responsable…., la entrar en coma. Lo bueno, es que gracia a la intervención rápida de los médicos y la edad del chico-éste-, ha tenido la fortuna de poder contarlo.

La verdad, es que conforme voy escribiendo estas líneas me voy acordando de todos esas entradas de este blog, que hacen referencia a los abuso con los dispositivos electrónicos, ya sean en su uso personal como profesional. Y es que la combinación “imprudentes, insensatos y tecnología” es sinónimo de riesgo.

Pero por desgracia no son cuestiones “aisladas”, sin ir más lejos, ya en 2010 los investigadores de un hospital de Filadelfia en Estado Unidos, daban a conocer un estudio sobre las lesiones que se producían los usuarios a la hora de hacer uso de “juegos electrónicos”, en particular en el estudio se registraron del orden de 696 lesiones, donde la media estaba alrededor de los 16 años

Nada más que en relación al uso de la “Wii” de Nintendo, eran 92 las lesiones. De esos afectados existían menores de 10 años con problemas de hombros, tobillos y pies, o que habían llegado a producirse cortes y moretones.

Incluso en algún lugar se ha llegado a detectar casos  de fractura de pies provocada por algún tipo de caída o incluso heridas en la cabeza provocadas accidentalmente por el compañero de juego.

Cómo habrás podido comprobar, estamos ante cuestiones de mucha “entidad” que no pueden ser tomadas a la ligera y deben de ser considerada con criterio.

Y aunque parezca lo contrario, aquí-en el uso del juego y la diversión-, el sentido común, el saber estar, y el tener virtudes, entre otras cuestiones, nos debe de llevar a que seamos capaces de actuar con responsabilidad y sentido común.