El juego como parte de vuestro proyecto educativo.

Publicada en Publicada en Educación

juegoAcabo de leer “un post” del blog “Desarrollo del talento”, para ser exacto, titulado… “10 recomendaciones para desarrollar la creatividad en los niños”. En dicho “post”, y siempre desde mi punto de vista, la autora del mismo-con mucho sentido común-, nos habla de creatividad, de juegos, de educación en valores, etc. En definitiva, me ha dado la idea para hablar en esta entrada de la importancia del juego como elemento vital dentro del proyecto educativo para con nuestros hijos.

Y es que a nadie escapa que el juego es un elemento importantísimo en la vida del niño, prácticamente se puede decir sin miedo a equivocarnos que es el elemento básico y primordial durante los primeros años de vida y prácticamente  toda su infancia.  ¿Pero somos conscientes de la importancia real? ¿De la herramienta que los padres y educadores tenemos entre manos?… De esa herramienta que si es bien utilizada nos ayudará en el desarrollo de la inteligencia, la creatividad, la imaginación, en pocas…, “en el desarrollo integral de nuestros hijos”.

Por otro lado, es bueno que los padres-papá y mamá-, cuente con el juego dentro del proyecto educativo que tenga en mente o quieran desarrollar en su casa, porque el juego entre otras cosas ayudará a que nuestros hijos desarrollen todas esas capacidades anteriormente citadas y adquieran hábitos que serán de suma importancia a lo largo de su vida.

No obstante, ese proyecto educativo debe de buscar unos objetivos que aseguren el éxito. A mi modo de entender, se ha de trabajar para que nuestros hijos lleguen a ser capaces de responsabilizarse de sus acciones, con plena libertad y siendo muy felices. Responsabilidad, libertad y felicidad tres pilares en la construcción de la persona.

¿Pero cómo alcanzar esos objetivos? Para llagar a la consecución de los mismos, deberíamos de aprovecharnos de lo que se llaman los “periodos sensitivos”-y que con anterioridad ya ha sido comentado otro “post”-.  Estos “periodos” nos llevarán a saber cómo estimular, adiestrar y fomentar a nuestros hij@s en todo aquello cuanto nos propongamos.

Pero a todo lo anterior hemos de acompañar una educación muy determinada, una educación que hoy por hoy  es muy clara. La educación que hemos de llevar a cabo ha de ser una “educación temprana”, donde esos “periodos sensitivos” estén muy presentes. Que a su vez sea una “educación positiva”, donde el cariño y el amor están presentes en cada instante. Siendo siempre positivos, “reforzando la autoestima del chico o de la chica” en todo momento.

Aplicando una “educación preventiva”, donde el juego puede adquirir un papel vital a la hora de educar en valores. Es aquí donde se aprende por medio del juego-según la etapa de crecimiento-, lo que es el sacrificio, el compañerismo, la tenacidad, la justicia. Si olvidar que por medio del juego y dentro de esta faceta de la educación se puede ayudar a que nuestros hijos a mejorar la memoria, la toma de decisiones-tan importante con el trascurso de los años-, e incluso mejorar el pensamiento.

Pero la cosa no queda aquí, podemos seguir hablando de una “educación motivada, personalizada, ejemplar”, en definitiva un entorno donde los hijos se encuentren a gusto, motivado y sobre todo donde el ejemplo de los padres sea todo un referente. Y sin perder de vista, que cada hijo es único e irrepetible y por lo tanto necesitan de una educación personalizada.

No me quiero alargar más. Te emplazo para más adelante profundizar en el juego y las diferentes etapas del desarrollo humano, hasta entonces espero que este post te sirva para reflexionar sobre el tema.