La gobernanza de Internet

Publicada en Publicada en Sociedad Digital

 

La Gobernanza de InternetHe de reconocer que  a veces me cuesta escribir, ¡no lo puedo negar!, y es por ello que he de buscar alguna fuente de inspiración. Fuente que suelo encontrar en algunos de los portales de noticias que suelo visitar y de entre ellos destaca uno ACEPRENSA del cual soy suscriptor.

En su misma portada, en estos primeros días de agosto, se encuentra un artículo titulado “Una gobernanza neutral para Internet”, de hecho si no eres suscriptor no podrás leerlo. De todas formas no te preocupes, hoy mi entrada hablará sobre ese artículo y de lo que en él se comenta.

Lo que sí es claro y evidente, es que “Internet”, necesita algún tipo de “gobernanza”, donde todo lo que contiene y ofrece sea de alguna forma regulado adecuadamente. Y esto, ya de por sí, genera en la mayoría de las veces algún tipo de controversia o debate.  ¡Es más!, el creador de la World Wide Web, Berners-Lee en su intervención en la Conferencia Mundial sobre Internet celebrada el pasado mes de abril en Brasil, realizaba estas declaraciones: “Necesitamos un sistema de gobernanza de Internet que permita a cada comunidad aportar lo mejor de sí misma al esfuerzo común, pero impida que cualquiera de ellas ponga sus propios intereses por delante del bien público”. Pero decía más, nos hablaba de la necesidad de una neutralidad de la red y una libertad de expresión unida al derecho a la privacidad, ya que “la vigilancia masiva es tal vez la amenaza más inmediata e insidiosa contra los derechos humanos en Internet”. Tema que nos recuerda el caso “Snowden” y que tantos ríos de tinta ha generado dentro y fuera de internet.

En cierto modo son palabras que se enfrentan de por si sola a la famosa expresión… “no poner puertas al campo”, tan utilizado en el debate de la seguridad, la privacidad y lo diferentes riesgo de la navegación por internet.

Pues como nos recuerda José Luis Orihuela profesor de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra y gran conocedor de Internet, dentro de esa “neutralidad” el “todo vale”, no tiene sitio. Es necesario tener una legislación “acorde” a la misma donde las conductas delictivas sean perseguidas.

Hoy por hoy, son muchos los que amparándose en el nombre de usuario, seudónimo o alias, no respetan los derechos humanos y ningún tipo de derecho colectivo o individual y se creen que “ancha es Castilla”.

De todos modos eso de la “gobernanza”, no quiere decir que sean los países y en particular sus gobiernos, lo que lleven a cabo esa “coordinación”. Es realmente necesario que exista un órgano independiente e internacional que se encargue de ello. Significativo es la batalla existente entre China, Estados Unidos, Europa, etc., por el control de la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers).

Pero la guerra no se limita tan solo a una lucha de poder entre estados, sino que también los proveedores de servicios de internet quieren “que se page más”-un extra-, por tener más velocidad o la posibilidad de acceder a la última tecnología en la red. De hecho, en Estados Unidos existen sentencias en este sentido que dan la razón a los proveedores de servicios de internet.

En cierto modo, estamos intentando dar solución a problemas como si estuviéramos en el mundo real y no virtual. Y este último necesita de planteamientos más específicos. Tampoco es un “café para todos”.

No obstante, mientras todo esto se va clarificando-la solución no llegará mañana-, surge un tema de más importancia y donde los usuarios podemos incidir en cierto modo, de una forma más clara. Me refiero al tema de la “privacidad”, hemos de ser consciente de que estamos dejando hacer a empresas “X”, ha saber más de los debido sobre nosotros y los que nos rodea. ¿Cuántos de nosotros nos dejamos parte de nuestra vida en manos de Twitter o  de Facebook?

De hecho Ana Azurmendi, profesora de Derecho de la Comunicación en la Universidad de Navarra hace hincapié en el agujero existente en Internet con  respecto al tema del anonimato….

“La red facilita y potencia la transparencia y la participación ciudadana, y todo esto debería llevar a que cada persona respondiera de sus decisiones y de sus palabras. Pero la realidad muchas veces es que el anonimato tiene que ver con el no asumir responsabilidades o suplantar identidades de otros. Si no hay quien asuma responsabilidades, la transparencia y la participación se debilitan, son dos principios vulnerables. Es cierto que habrá ocasiones en las que el anonimato será imprescindible, pero solo cuando tenga que ver con libertad de expresión y con seguridad, no con no asumir responsabilidades”.

La verdad es que cada vez que demos un paso en internet, es casi seguro que nos encontremos con algún tipo de dilema, pues cuestiones como Neutralidad, accesibilidad, transparencia, seguridad, libertad de expresión, protección de datos…, son básicos de cara a la gobernanza de internet