¿Hasta qué punto las tecnología han hecho que los padres hayamos dejado de influir en la educación de nuestros hijos?

Publicada en Publicada en Educación, TIC

A finales del mes de abril publicábamos una entrada titulada “Han pasado ocho meses y son más líderes”, en el que hablamos de la aplicación “WhatsApp” y de cómo se había hecho dueña y señora de la mensajería rápida dentro de la telefonía. Pues bien, hoy estudiando la encuesta del CIS correspondiente al mes de septiembre, he descubierto que el 96% de los encuestados son usuarios de la citada “app”.  Toda una gran sorpresa, pues es una aplicación que ha recibido muchas críticas por sus problemas de seguridad, ¡pero!, ahí están siendo la primera en uso según la mayoría de los encuestados. Le sigue en la lista, el “Chat de Facebook” con un 0,8 de los usuarios encuestados. Como veréis la diferencia es notoria. Destacando entre otras cuestiones, el uso que se hace de la misma. Prácticamente es utilizada para comunicar con familiares, como con amigos. En ambos casos el porcentaje es el mismo, un 70%. Porcentaje nada despreciable.

En otro ámbito de cosas destaca que al menos el 25% de los encuestado se conectan al menos una vez a Internet. Y como consecuencia de lo anterior, la pregunta  que se realiza a continuación es la siguiente… ¿Qué red social utiliza principalmente en Internet? Aquí tampoco existen dudas destaca Facebook con un 90%. Para que luego digan en algunos sitios que Facebook está dejando de ser utilizada. El siguiente en la lista y con un 6%, se encuentra Twitter.

Pero si hay una cosa que me ha llamado la atención, pues en algún que otro medio se ha hecho eco y por ello he terminado estudiando esta encuesta del CIS, es la pregunta número 43-como el Licor-, que se plantea de la siguiente forma.¿Considera Ud. que en los últimos años el uso de las nuevas tecnologías (Internet, teléfono móvil), ha hecho que en las familias haya aumentado o disminuido…? Las diferentes respuestas que presentaba el cuestionario con su porcentaje finales se puede aprecia en el gráfico que tienes a continuación. Grafico

A la vista de los resultados, podríamos decir, la cosa se ha puesto negra con la dichosa tecnología.  Pues a la luz de los resultados, se puede afirmar que se han dejado de hacer cosas en familia, la comunicación con “mi pareja” ha disminuido, la relación con los abuelos también ha menguado, los conflictos han aumentado y a su vez la comunicación “Padres-hijos”, sigue la tendencia negativa del resto de situaciones. Y como consecuencia de estas apreciaciones, nos es extraño, que se diga que la influencia de los padres sobre la educación también haya disminuido. ¿Pero realmente esto es así?, ¿los padres hemos dejado de influir en la educación de nuestros hijos?, ¿son estos datos realmente representativos de lo que nos presentan a priori?…

Muy posiblemente todo esto tenga algo de cierto o real, pues son casi 2500 las entrevistas realizadas para la elaboración de este estudio, pero la sensación que yo tengo desde “mi pequeña atalaya”, desde ese espacio vital que suelo habitar en mi círculo de amistades, en mi trabajo y por donde me desenvuelvo, me hace dudar. Si la familia, es una familia donde el sentido común suele primar creo que todos estos puntos no han disminuido sino que debido a la crisis en algunos casos ha sufrido una leve mejoría-quiero ser optimista, para lo contrario siempre hay tiempo-. A mi modo de ver el problema está más en el uso indiscriminado que a veces hacemos de la tecnología, más que en otra cosa. E incluso en el desconocimiento que podamos tener de las posibles consecuencias de un uso inapropiado de las mismas.

Además si dejamos hacer a “la tribu”, lo que esteramos es eliminando el trabajo educativo realizado en casa. Hemos de ser conscientes de que nuestros hijos no pueden vivir en una burbuja cuando salen de casa, pero hemos de dar criterios para saber actuar y no dejarnos arrastra por todo aquello que pone en duda lo que hacemos en casa.

La tecnología es buena, siempre y cuando que sepamos hacer uso de ellas de una forma “racional y adecuada”.  Y cualquier momento y circunstancia es buena para “dialoga entre marido y esposa, padres-hijos, hacer cosas en familia”, etc