Con todos los respetos, somos una pandilla de “pardillos”.

Publicada en Publicada en Educación, Sociedad Digital, TIC

SeguridadDe vez en cuando cae en mis manos algún documento de índole oficial con respecto al uso de las nuevas tecnologías en el ámbito familiar, lo cual es siempre un motivo para escribir, como ocurre hoy con esta entrada y eso que aun no he finalizado la serie de artículos que estoy sacando de la guía del Consejo Audiovisual de Navarra.

Por otro lado, el documento del que quiero hablarte, es una encuesta realizada con motivo de la presentación del ‘Plan Director para la Convivencia y Mejora de la Seguridad en los Centros Educativos y sus Entornos para el curso escolar 2014-2015’. La citada encuesta  engloba a su vez dos encuestas, la primera a padres con hijos-e hijas- con edades entre los 10 y los 17 años y otra dirigida a los chicos y chicas. Donde los objetivos principales del Plan son “acercar los servicios públicos de seguridad a la comunidad escolar con el fin de mejorar la confianza de los niños y jóvenes en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad”. Además de prevenir el acoso escolar, el consumo de drogas y alcohol, la xenofobia y las conductas incívicas, la violencia sobre la mujer, y los riesgos que las redes sociales e Internet presentan.

Pero vayamos a los datos. De entrada los padres encuestados confían en sus hijos, la mitad de los mismos permiten que sus hijos naveguen , chateen o utilicen el WhatsApp sin ningún tipo de restricción incluyendo la visualización de videoclips por internet. Sin embargo lo anterior, contrasta con el que esos mismos padres, casi ninguno autoriza a que sus hijos realicen algún tipo de compra por internet o que en algún momento sus hijas o hijos proporcionen información personal a terceros por Internet. Parece que esto no es importante.

Otro dato muy significativo, es el porcentaje de casas donde el chico tiene el ordenador en su habitación…, el 50%. ¿Dejadez?, ¿confianza?, ¿imprudencia? Responde tú a la cuestión que consideres adecuada según tu caso. Pero también no es menos cierto, que un porcentaje  muy significativo habla con sus hijos de cuestiones relativas al uso de páginas web, otro “pierden el tiempo con sus hijos” y apoyan el uso de internet a la vez que les asesora en el uso del mismo.  E incluso, hay padres que supervisan las páginas visitadas por sus hijos. En todo caso, el porcentaje más bajo de estos apartados es como mínimo de un 54%.

Sin embargo un tercio de los encuestados supervisan los perfiles de sus hijos en redes sociales o los grupos de WhatsApp. Pese a todo ello, el uso de software destinado a tener un control parental adecuado, brilla por su ausencia. Se confía más en antivirus  o anti-spams que en otra cosa.

Y aunque parezca curioso, pese a  todo lo anterior, y sin entrar a desglosar las cifras relativas a cuestiones como “usurpación de personalidad, peticiones de fotografías indecorosas, maltrato, etc”, los padres confían en que tanto ellos como sus hijos podrán hacer frente a situaciones como la anteriormente descritas. Con todos los respetos, somos una pandilla de “pardillos”. Y digo eso de “pardillos”, porque el 90% de los padres encuestados, ignora si sus hijos acceden o no a páginas web donde se aliente el suicidio, la bulimia o se narran experiencias con drogas. Como podrás comprobar, son cuestiones demasiado importantes como para no prestarles la suficiente atención.

No obstante, vaya en descargo de todos ellos, que al menos, están dispuestos a recibir “información y consejo, tanto por parte de los colegios, como de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ”

Ya va siendo hora de ir terminando esta entrada, solo decirte que la segunda parte de esta encuesta, la relativa a los chicos y chicas la comentaremos más adelante. De todos modos si quieres investigar por tu cuenta, aqui te dejo un enlace a la misma.