¡Perdona que insista!

Publicada en Publicada en Sociedad Digital

iconos-redes-socialesAcabo de leer en varios portales de noticias que la redes social “Instagram” ha revisado recientemente su política con respecto a las fotografías y videos que se publiquen en su plataforma. En particular, aquellas que contengan algún tipo de desnudo. Como es evidente en estos casos, el debate está servido.

Aparentemente el detonante de esta revisión fue la publicación de unas fotos en la que una joven, se encuentra en una cama con su pijama y el pantalón del mismo, al igual que las sábanas tiene manchas de sangre, las cuales delatan que la chica tiene la menstruación.

Se podría decir sin miedo, que la escena no es nueva para muchas personas. Más bien, es una realidad que acompaña a la mujer prácticamente toda su vida. Lo curiosos es que los responsables de Instagram la eliminaron dos veces de la cuenta desde donde se publicó. Luego reconocieron que había sido un error.

Pero tranquilo amigo, no pienso hacerte perder el tiempo con cuestiones sobre la “regla” como es conocida vulgarmente la menstruación. ¡No!, me quiero referir a la revisión de las políticas sobre desnudos de Instagram.

De hecho son las siguientes…, lo que se prohíbe:

  • Desnudos.
  • Imágenes que contengan sexo explícito o genitales.
  • Primeros planos de nalgas completamente desnudas.
  • Fotos de pezones de mujeres….
  • Ofrecer servicios sexuales o cualquier tipo de pornografía.

Lo que se permite:

  • Fotografías donde aparezcan mujeres amamantando.
  • Desnudos en pinturas o esculturas.
  • Fotografías de pechos femeninos luego de mastectomías

Desde estas líneas no quiero decantarme por ninguna las opciones de ese debate, y más cuando existen personas que echan en cara a los responsable de Instagram que lo que han hecho es cambiar su postura con respecto a lo que ya hicieron en 2010 cuando lanzaron la plataforma.

Quizás tengan razón, pero también es cierto, que como todo en la vida, se avanza y a veces se comprueba que es necesario cambiar, ya sea para tomar un camino “X” u otro camino “Z”. Ya lo dice el refranero español “es de sabio rectificar”.

No obstante, desde un perspectiva de defensa de los más jóvenes y como padre, en cierto modo aplaudo estos cambios, pues si mal no recuerdo, Instagram es una de las redes sociales más usada por los niños y adolescentes, al menos en España.

Según el estudio Menores de Edad y Conectividad Móvil en España: Tablets y Smartphones, publicado por PROTEGELES en 2014, el acceso a las redes sociales entre los menores españoles de 11 a 14 años es mayoritario. Nada menos que el 72% de los usuarios de 11 a 14 años con smartphone accede a redes sociales desde su terminal.

Sin embargo y ya que hemos llegado hasta aquí, no vendría mal sacar a colación el eterno tema del pudor y para no hacerte muy largo esta entrada, ¡permíteme que insista!, me gustaría que leyeras-si no lo hiciste en su momento-, dos entrada de este blog…., “Redes sociales hasta en la sopa” y “Un poco de pudor por favor…”, en los que tomando como referencia otras cuestiones, intentó hacer una reflexión al respecto.