¡Vaya otra más a la lista!

Publicada en Publicada en TDAH

Ayer iba por la calle con mi mujer y nos encontramos con alguien que además de ser una buena amiga, fue profesora en la guardería a la que fueron cada uno de mis hijos. Como hacía tiempo que no nos veíamos, no pusimos a hablar sobre todo de aquellos pequeños “monstruos”.

Esos mismos “monstruos”, son hoy unos jóvenes con todo un futuro por delante pese a la tristemente famosa crisis, donde se da la paradoja de que uno de ellos es como el mismo se autodenomina, “un proyecto de escritor”. Y como suele pasar en estos caso, surgió el tema de los trastornos que tienen dos de ellos.

Para poner en situación al lector, en casa tenemos dos trastornos un TANV(Trastorno de Aprendizaje No Verbal) y un TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad). Para aquellas personas que no lo sepan son dos trastornos muy relacionados con el cerebro, el primero es un trastorno que tiene su fuente en una alteraciones neuropsicológicas que afectan sobre todo a las funciones del hemisferio derecho del cerebro. Y el segundo  es un trastorno que “dificulta la atención del niño”, acompañado de una vida “nada tranquila”, con respecto al movimiento-son culos de mal asiento- y que a la vez en muchos casos va acompañado de un nivel de impulsividad muy alto-si quieres saber un poco más sobre el TDAH, te invito a que visites la sección TDAH de este blog, sobre el TANV la bibliografía es más compleja, pues es un trastorno que ha sido reconocido muy recientemente en comparación con el anterior-

Y todo esto viene a colación del comentario realizado por nuestra amiga, cuando le dijimos que teníamos dos trastornos entre nuestros hijos. Según argumentaba ella, “eso de los trastornos es mentira”, el problema es que en su momento no se realizó una terapia de integración sensorial adecuada y no se atajó el problema en su raíz. ¡Vaya otra más a lista!, es decir, ya no solo es un invento de los psiquiatras, ni un cuento de padres fracasados en la educación de sus hijos, sino que es una mentira llevada a cabo por unos cuantos. Para ella, todo se soluciona con la aplicación de terapias de integración sensorial.

¡Vamos a ver!, yo no soy psicólogo, ni psiquiatra, ni tan siquiera terapeuta. Pero me contas que en lo referente al estudio del cerebro, aun estamos, como se suele decir en “mantillas”. Y que conforme van pasando los años se va avanzando en dicho estudio, sobre todo en “neurociencia”.

Tampoco pongo en duda que la combinación de terapias, mediación, e intervención de profesionales como psicólogos, psiquiatras, terapeutas, etc, lleven a cuantas personas sufran estos trastornos a que sus vida mejoren de una forma clara y contundente.

De todos modos, la solución a todos estos problemas no es fácil, y más cuando nos tenemos que implicar muchos. Desde los padres, hasta todos los profesionales que anteriormente he citado, como además y creo que aquí tienen un papel preponderante, los miembros de la comunidad educativa y la inestimable colaboración de la clase política a la cabeza que ha de legislar adecuadamente. Quizás mi planteamiento sea “utópico”, pero creo que es inevitable actuar de este modo.

La mayoría de los trastornos-al menos los dos que vivimos más cercanamente en casa-, han de ser detectados lo antes posible, para que de este modo no nos encontremos con problemas que luego son difícil de afrontar y solucionar. Para ello, se ha de seguir trabajando en la línea que se está haciendo como es en el caso del TDAH-al menos en la Región de Murcia aunque a nivel nacional en la tan protestada LOMCE, se contempla algo-

No corren buenos tiempo para la investigación, pero hemos de suplir la falta de fondo con las ganas de luchar, de querer saber más y asumir un grado mayor de compromiso de todos los implicados. Y sobre todo, porque si actuamos de este modo, los problemas se podrán detectar mucho  antes y no tendremos que llegar a que una persona se le diagnostique un TANV con algo más de veinte años como fue en el caso de uno de mis hijos, o los doce en el caso del TDAH.