¡Nos estamos atrofiando mentalmente!

Publicada en Publicada en Sociedad Digital
morgueFile free photo
morgueFile free photo

Que cada día somos más dependientes de “los aparatitos tecnológicos” como el Smartphone, IPhone o Tablet, ¡ya nadie lo pone en duda! Hemos conseguido que dichos elementos sean considerados como nuestra memoria periférica. ¿Para qué acordarme de algo, si lo puedo recordar por medio de mi Smartphone?

Es el conocido efecto “amnesia digital” o “efecto google”, nos hemos acostumbrado a no memorizar, a no pensar, etc. Y esto está ocurriendo de una forma “cuasi-natural” del tal modo, que no nos estamos dando cuenta de ello. ¿Pero qué es eso de la “amnesia digital”? Es el olvido de información que se produce cuando una persona confía en su dispositivo digital, a la hora de guardad y almacenar datos. De hecho en España el 44% de los usuarios no son capaces de realizar una llamada a un familiar-sobre todo a sus hijos-, sin echar mano de la agenda del Smartphone. Y lo grave de todo estos, es que yo soy parte de ese porcentaje.

Y si yo lo soy, seguro que alguno de los visitantes de este blog, también lo serán, pero déjame que te explique un poco de que va todo esto…, resulta que la compañía Kaspersky Lab, ha realizado una encuesta en 16 países para saber hasta qué punto nos apoyamos en los dispositivos digitales, para recordar alguna cosa en particular. Los resultados en España han sido más o menos los siguientes…, además del 44% anterior, el 90% no recuerdan el teléfono del colegio de sus hijos o el lugar de trabajo propio que se encuadra en un 51% e incluso alguno, el 20% no recuerdan el número de su pareja. Lo curioso de todo ello, es que un 65% de los encuestados recuerdan el teléfono fijo que tenían en su casa cuando estos tenían entre 10 y 15 años. ¡Nos estamos atrofiando mentalmente!

La incapacidad para retener información es importante. No obstante nos debía de preocupar que el 43% de los jóvenes encuestados-entre 16 y 24 años- argumentan que ellos tienen en su “Smartphone” todo lo que necesitan para saber y recordar. A renglón seguido surge el siguiente interrogante… ¿tendrán bien protegidos los dispositivos digitales? ¡Pues no!, del mismo estudio se desprende que.., los smartphones y las tablets están especialmente desprotegidos ante un intento de sustracción de los mismos.

De hecho uno de cada tres smartphones tiene instala alguna aplicación de seguridad, mientras que entre las tabletas tan solo están protegidas en el 20%. A su vez uno de cada cuatro usuarios reconocen que si pierden o le sustraen su dispositivo se sentirían profundamente afectados, ya que sus dispositivos son el único sitio donde tiene almacenada la información que requiere.

Quizás a estas alturas del partido, ya sean pocos los que se sorprenden de estos datos, pero a mí, al menos, “me hacen pensar”-ejercicio muy sano y que últimamente pocos realizan-. Se habla de la dependencia de los seres humanos en los dispositivos digitales en todos los ámbitos de la vida, en el familiar, escolar, laboral e incluso en el ocio, donde estos dispositivos están arrasando, somos consciente de todo ello, ¿pero tomamos medidas?, ¿cómo podemos enfrentarnos a estos problemas?, en definitiva… ¿cómo podemos combatir la amnesia digital?

A raíz de todo lo dicho hasta el momento, es hacer uso de las posibilidades que la propia red de redes nos ofrece, además de instalar aplicaciones de seguridad en nuestros dispositivos cómo pueden ser los antivirus que suelen venir con un completo “kit” de herramientas que nos facilitara la vida de nuestros dispositivos y por lo tanto todo lo que tengamos almacenado. Además deberiamos de realizar copias de seguridad de nuestros dispositivos en la nube-casi todos los operadores ofrecen la posibilidad de almacenar en la nube de forma gratuita- y si es posible que esos mismo datos almacenados los podamos recuperar desde otros dispositivos evitando la pérdida de un solo aparato y con ello quedarnos sin ellos.-Si quieres saber algo más sobre el tema de las copias de seguridad y backup, pincha en el enlace… ¿Y ahora qué?

Espero que te haya gustado esta entrada, sólo me queda despedirme de ti hasta la proxíma y recuerda amiga o amigo lector… ¡procura ser feliz!