Otra forma de hacer escuela

Publicada en Publicada en Educación

Cada día tengo más claro que para navegar por el ciberespacio, es necesario apoyarse en herramientas como “los lectores de noticias RSS”, software que en mi caso se llama “FeedReader 3”  y que además es gratuito. Ni que decir tiene, que es una excelente herramienta que actualiza todos los canales de temas que sigo…, ya sean estos sobre internet, redes sociales, etc. Lo bueno de ello que la información la recibo de  una forma rápida e instantánea. Posteriormente puedo leer esa noticia offline.

¡Pues bien!, gracias a ello, recientemente el sabido de que “Facebook” junto a varias escuelas públicas de Estado Unidos-para más señas del estado de California- han estado trabajando en la creación de un software para poder seguir los progresos de cuantos escolares forman parte del citado proyecto.

Básicamente es un programa que lleva un seguimiento individualizado de cada alumno y donde se aprecia sus progresos y necesidades, de forma que se puedan plantear objetivos a corto y largo plazo con respecto al alumno en cuestión. Y como la escuela suele organizar los planes de estudios en función de las necesidades de cada alumno, esto les sirve auténticamente como herramienta de apoyo y seguimiento.

plp_year_view

El aula no es considerada como tal. El contenido y las evaluaciones se entregan por medio de los materiales creados por el docente. A su vez en clase, ese material es utilizado para dirigir los proyectos planteados a cada alumno. Es decir, la experiencia con respecto al aprendizaje desde la perspectiva del alumno,  es totalmente individualizada y lo más importante, cada uno alumno va a su ritmo.

De hecho profesores y alumnos establecen objetivos a corto y largo plazo y posteriormente diseñan un plan para alcanzar esos objetivos transcurridos unos años. Como consecuencia de ello, el alumno avanza motivado por alcanzar sus metas y el profesor puede ir registrando su trabajo y evolución. Pero incluso los padres pueden acceder a poder ver los progresos de sus hijos en cualquier momento.

Sin ningún género de dudas estamos ante una forma diferente de aplicar el concepto de aprendizaje bajo la colaboración inestimable de las nuevas tecnologías. Cuestiones estas que a priori forman parte del eterno debate de “tecnología si, tecnología no”.

Siento no poder dar más información, por desgracia tampoco he encontrado más sobre el tema, pero no deja de ser interesante. Desde luego esto sí que es otra forma de hacer escuela.