Educación

Yo no buscaba caer en sus garras

A principio de 2015, publique una entrada en este blog titulada “Ahora también utilizan el WhatsApp”, en el citado post, me sumergía en el mundo de la Anorexia y la Bulimia, un mundo que por desgracia sigue causando mucho dolor.

En citado post me hacía eco de las noticias de un periódico digital, el cual nos sacudía con otras noticias de esas que te ponen con el bello de punta. Después de hacer uso de páginas web, blog, foros y demás elementos del ciberespacio, los chicos y chicas con esta enfermedad se apoyaban en “WhatsApp”, se hacía imprescindible tomar medidas.

Como se puede apreciar las llamadas “comunidades peligrosas en línea” existen. A lo mejor para los chicos y chicas que caigan en esas redes, estas comunidades no serán tan malas, pero es evidente que hacen mucho daño, tanto a los sujetos en particular como a sus familias, de hecho, te dejare un enlace a un programa radiofónico, el cual tuve el honor de presentar y dirigir, en donde se habló de “Anorexia y Bulimia”.

Es cierto, que internet no sale por ningún lado, pero los testimonios son elocuentes y creo que se debería de poner en una clase de adolescentes o chavale de la ESO, para que sepan el infierno que se puede vivir.

Y el tema lo traigo a este blog, porque es uno de los nuevos retos que se me plantea en el MOOC sobre “Seguridad TIC y menores de edad para educadores” que estoy realizando.

Se me pide ponerme en el papel de un docente y contestar a las preguntas que te enumero a continuación… ¿Cómo actuarías? ¿Qué medidas tomarías? ¿Qué crees que debería hacer el centro educativo? ¿Abordarías el tema de las comunidades peligrosas en el aula? ¿Cómo lo plantearías?

La respuesta casi te la he dado en el trascurso del post, utilizaría varias horas de tutoría-más bien una tarde-, de forma que haría una introducción sobre las comunidades peligrosas en línea y luego les pondría el audio del programa y a continuación un debate con los alumnos.