Los españoles no pueden vivir sin su teléfono inteligente.

Publicada en Publicada en Comunicación, Sociedad Digital

El Pasado día uno del presente mes, la mayoría de los medios de comunicación, se hacían eco del estudio realizado por el portal “Rastreator.com”, con respecto a la dependencia o adicción al teléfono móvil donde un titular era claro…, “Uno de cada tres menores de 24 años se considera «adicto» al teléfono móvil”

Por otro lado he intentado acceder al citado estudio-pero he de estar perdiendo facultades, ya que he sido incapaz de conseguirlo-, no obstante los datos que se nos facilita, tanto en los medios, como en el portal de “Rastreator.com”, a mi modo de ver, dan para mucho-al menos desde mi punto de vista-.

De hecho esta entrada en este blog, toma como referencia al articulo publicado en “PORTALTIC”

Y es que sin lugar a dudas, la entrada de la citada noticia me deja muy impactado. Transcribo el citado texto…

Cerca de uno de cada tres menores de 24 años (el 31%) se considera «adicto» al teléfono móvil y hasta tres de cada cuatro españoles afirman que no podrían vivir «sin su smartphone»

Desde luego las cifras no pueden ser más preocupantes. Entre los los menores de 24 años el 31% se considera adicto, pero es que casi el 75% de los españoles “dependen de su móvil para vivir”. Quedan lejanos aquellos años en los que algunos veíamos los primeros teléfonos portátiles con una batería tan grande como un maletín con cara de sorpresa y por que no, en algunos casos hasta nos sonreíamos de la estampa. Por otro lado se me puede tachar de “retrogrado” o “carca”, pero sigo opinando que tenemos demasiado dependencia de las “nuevas tecnologías”.

Todo esto no hace, sino reforzar mi punto de vista de que se hace necesario modificar los hábitos de vida de la utilización de las nuevas tecnológicas y en especial los teléfonos inteligentes. Todo ello sin dejar de lado, que somos el segundo país del mundo en penetración de estos dispositivos con un 88%, tan solo nos supera Singapur.

Y pese a que tan solo el 17% se considere adictos, ¡a mi no me cuadra! Creo que ese nivel de adicción debe de ser mayor, pues muchas veces las personas no somos conscientes de que tenemos un problema y a su vez somos incapaces de darle solución. No obstante, la cifra de adicción por parte de los jóvenes creo que es mas real, o al menos se puede acercar más a la realidad, pues según el estudio en cuestión, es de un 31,2%

Cómo consecuencia de todo lo visto hasta el momento, es incuestionable que las horas de uso de los dispositivos también se disparen. Por ejemplo, los jóvenes entre los 18 y 24 años hacen uso del dispositivo una media de casi siete horas al día. ¡Casi un tercio de la jornada! A su vez, los mayores de 55 años, tienen la media en unas tres horas al día, ¡la diferencia es significativa!

Pero por desgracia, ese estilo de vida digital, desmedido y a veces paranoico, produce términos como…., “phubbing”, que es lo que una personas hace cuando se centra en su smartphone y se olvida de lo que le rodea, luego tenemos la “nomofobia”, que es el miedo a salir de casa sin el teléfono inteligente, luego se produce la “whatsappitis”, que nace de la utilización desmedida del whatsapp y produce por tanto molestias en dedos y muñecas. Y por último, y por ello no menos problemático el llamado “selfitis”, o trastorno de los selfies. Aunque no es menos cierto que este trastorno es muy discutido, pues hay quien lo pone en duda.

¡En conclusión!, es hace necesario tal como ya comenté en una entrada anterior en este blog, se hace necesario que los usuarios de smartphones y de las nuevas tecnologías en general, pero sobre todo las familias, cambiemos nuestros estilo de vida digital. Y máxime cuando estas nuevas tecnologías han venido para quedarse.