Mucho tenemos que madurar.

Publicada en Publicada en Educación, Familia

Hace pocos días en nuestra querida España hemos tenido la primera “huelga de deberes” de la historia, ¡si!, parece mentira, pero al final se ha llevado a cabo. Desde luego no puedo decir más que…, ¡buen invento!, por no decir otra cosa. Y es que como nuestro sistema educativo es un sistema tan sano, van algunos y montan una huelga de deberes…, ¡patético!, lo siento pero no puedo decir otra cosa, que eso…, ¡patético!

Tenemos un sistema educativo “súper politizado”, donde el pensamiento único debe de predominar, donde o pasas por el aro del progresismo ración o estas muerto. Somos el país que más invierte en educación, y aun todavía desde algunos sectores se defiende el paradigma de que se ha recortado demasiado en educación.

Por otro lado se pretende vender “la burra” de que la LOMCE es un producto “fascista y de tiempos pasados”, pero nadie de esos defensores son capaces de reconocer que la única ley que esta en vigor desde hace años en España es la LOGSE. ¡Si!, la LOGSE, esa que firmó el señor Felipe González Márquez, siendo ministros de educación el señor Almunia, y que desde entonces ha sido el esqueleto de las sucesivas “modificaciones”, y que ha tenido diferentes nombres. Es más, algunas de esas modificaciones, se quedo en el camino, pues por varios motivos no llegó a entrar en vigor.

En los últimos tiempo se habla mucho de pacto educativo, de la necesidad de llegar a un acuerdo de amplio consenso, ¿pero realmente se esta dispuesto a ello?, ¿en qué cedería cada partido?, ¿formaríamos parte de esas reuniones los padre?, etc.

Desde luego, siempre lo he dicho…, “mientras que nos seamos capaces de dejar lo ideológico de lado”.., nunca se llegará a ningún tipo de acuerdo. Eso por un lado, luego a mi modo de entender abría que preguntarse ¿qué tipo de escuela se quiere?, ¿cómo ha de ser la preparación del profesorado?, ¿de los equipos directivos?, ¿cómo ha de ser la participación de los padres?…, los interrogantes pueden ser interminables y sinceramente dudo que todo eso se pueda dar, es más, dudo de que todos los agentes implicados se sienten a intentar “parir” un sistema educativo moderno, apolítico y que dure varias generaciones.

Siempre que se discute sobre la escuela que se pretende o del fracaso de sistema educativo que tenemos, se nos hace dirigir la mirada a Finlandia, pero este país “nos saca años luz” en todos estos temas. Desde el proceso de formación del profesorado, hasta los horarios, como demás cuestiones que puedan surgir.

En este extenso y permanente debate de la educación en España siempre se termina hablando por ejemplo de escuela creativa, de la tecnológica, etc, ¡entonces! ¿Qué tipo de escuela queremos?, ¿o deseamos?. Y en cuanto a los métodos pedagógicos…, ¿qué hacemos?, ¿cual elegimos?, ¿el del pensamiento único?

Sinceramente…, ¿alguien se cree que al final la clase política actual se va a poner de acuerdo?, ¿qué los chicos de Podemos van a dejar pasar la oportunidad de hacer prevalecer sus dictado?…, ¡lo dudo! Mucho tenemos que madurar para llegar a un pacto educativo de amplio consenso.