No entienden el lenguaje no verbal.

Publicada en Publicada en Familia, TANV

En la comunidad educativa con cierta frecuencia se habla de ASPERGER, TDAH, DISLEXIA, DISCALCULIA, AUTISMO etc., son algunos de los trastornos o dificultades que suelen tener algunas personas con respecto al aprendizaje.
De hecho alguno de esos trastornos pueden ser reconocidos y posteriormente tratados de una forma determinada y específica, que en función de ello los chicos irán avanzando y mejorando en su aprendizaje.
Sin embargo, existe un amplio espectro de la sociedad, que terminan creyendo que las “discapacidades del aprendizaje” son dificultades relativas a habilidades verbales como pueden ser la lectura y escritura. Y por desgracia no es tan sencillo.
No se puede, ni se debe hacer una reducción del problema tan simple. De hecho…, ¿qué pasa si mi hijo posee unas habilidades verbales sólidas y un vocabulario extenso, pero no es capaz de entender cuando alguien hace un sarcasmo? ¡E incluso…!, ¿si mi hijo o mi hija lee a un nivel avanzado, pero no es capaz de decir cuáles son las partes más importantes de esa historia que acaba de leer? Lo más seguro, es que al padre o la madre al que le ocurra esto, se quedará cuanto menos desorientado.
Pues salvando las distancias…, es lo que le ocurre a muchas familias donde uno de sus miembros sufre el Trastorno de aprendizaje no verbal o TANV.
Este trastorno afecta a las habilidades sociales de los niños, pero no a sus habilidades para hablar y escribir, (eso es otra cuestión). Los que lo sufren, tienen la dificultad para entender y comprender la comunicación que “no es verbal”. Esto incluye el lenguaje corporal, el tono de voz y las expresiones faciales.

Los niños con estas dificultades tienen problemas con la lectura, la escritura y el lenguaje hablado. Sus habilidades del habla y del lenguaje tienden a ser limitados, tiene mucha dificultad con la precisión y la velocidad. Incluso se puede dar el caso de que existan chicos que tengan buenas habilidades del lenguaje, pero tiene problemas para clasificar esa información y entender algunos conceptos de cierta importancia. Podría ser que no tuvieran dificultades con el lenguaje hablado o escrito, pero podrían pensar de manera literal y no registrar señales sociales sutiles.

Por otro lado, y creo que esto también lo complica. El TANV, no forma parte del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V), que es la guía usada por médicos y terapeutas para diagnosticar las discapacidades del aprendizaje.

Estos chicos y chicas, pasan a menudo sin ser detectados ni atendidos por profesores y otros profesionales, durante una gran parte de la escolarización del niño por lo cual más tarde que temprano se producirá el fracaso del niño o la niña. Se hace necesario, dar a conocer más si cabe este trastorno como bien dice Jesús Jarque. Unos de los profesionales en pedagogía y psicología que más sabe del TANV.