El Juego y el Juguete.

Publicada en Publicada en Familia

Estamos finalizando el año, nos encontramos en la última quincena del mes de diciembre y tenemos ya a la vuelta de la esquina las Navidades. Muchos padres y madres, ya habrán escrito con sus hijos la carta a los Reyes Magos de Oriente (Melchor, Gaspar y Baltasar), o estarán en ello. Otros quizás tengan planeado regalar los juguetes la noche del 24 o el día de Navidad por la mañana…, ¡da igual!.

Pero desde este blog queremos colaborar a que los padres puedan realizar una búsqueda, selección y elección de los juguetes adecuada. Sin embargo antes de nada me gustaría hablar del juego y del juguete.

Y es que nadie puede negar que “el juego” es una actividad con natural al “hombre” y que se pierde en la noche de los tiempo, de hecho, la primera referencia que se tiene sobre el juego corresponde a 3000 años antes de Cristo.

El juego, el cual tiene un carácter universal y es un elemento primordial en el desarrollo del niño, además de ser una forma de relación con todo lo que le rodea, es tan importante como el comer o el dormir. Venimos al mundo llorando y comiendo, capacidades que son “de serie”, todo lo demás, lo hemos de aprender durante nuestra vida.

Cuando un niño o niña juega, se relaciona y comunica con sus iguales, y no solo eso, sino que ademas sacia la sed de conocer y experimentar. Y sin lugar a duda, favorece el equilibrio emocional, encauzando su energía.

Y si a lo anterior le unimos el juego junto a sus padres y seres queridos…, se sentirá atendido, cuidado, apreciado y comprendido, lo que le llevara a ser optimista, y como consecuencia de ello, la autoestima será alta y de esta forma estaremos preparándoles para afrontar los desafíos de la vida.

Quien de niño o de niña, no ha disfrutado construyendo una casa o tienda con los materiales que iba encontrando a su alrededor y luego ha jugado con ella”. El juego mejora la personalidad del niño o de la niña y lo hace mejorando su psicomotricidad, su sociabilidad, su afectividad, su voluntad, en definitiva todas sus capacidades. Por todo ello, los padres hemos de tener un proyecto educativo donde el juego tenga un lugar preponderante.

Pero junto al juego existe un compañero de viaje…, es el juguete. Que desde el principio de los tiempos se ha fabricado de todas las formas “habidas y por haber”, con los materiales más variopintos. Sin ir más lejos ya en la antigua Roma los niños se divertían con muñecas de marfil, en el Egipto de los faraones tenían también pequeñas estatuillas y animalitos, y en el Perú pre-inca existían muñecas de trapo. No obstante hemos de dejar la historia para centrarnos en la actualidad.

La oferta de juguetes es cuanto abrumadora…, ya desde finales del verano por parte de los medios, se les bombardea a los más jóvenes con multitud de anuncios. Pero es en estas fechas cuando la ofensiva (en términos militares), es determinante. Por ello os queremos comentar los errores más frecuentes por parte de los papás y mamás, a la hora de realizar las compras de los juguetes.

Entre otras podemos encontrarnos…, que no miran el etiquetado del juguete y por tanto no se les da la importancia adecuada al mismo. No suelen tener el cuenta la edad del crio al que se lo van a comprar o regalar.

Muchas veces se dejan influir demasiado por la publicidad y luego se arrepienten de la compra efectuada y lo más importante no se atienden las demandas de los niños o niñas. Por otro lado…, ¿cuantos conocen el significado de las letras “CE”? Para aquellos que lo desconozca quiere decir que el fabricante o el importador – distribuidor se hace cargo de la seguridad del juguete, con la dirección del primero o del segundo para poder exigir responsabilidades.