EducaciónFamiliaSociedad

La familia esta perdiendo su protagonismo socializador.

Publicado el

A veces las cosas en la distancia tienen su aquel, como se suele decir en el acervo popular. Pero no os preocupéis… ¡no!, no voy a hablar de refranero ni nada que se le parezca.

Lo que deseo hacer es una pequeña reflexión con motivo de una jornada de educación celebrada en la Universidad Politécnica de Cartagena el pasado 3 de marzo y a la cual tuve la fortuna de asistir. Otra cosa es que no haya podido escribir nada al respecto hasta hoy.

En esa citada jornada, se habló de innovación educativa, de educación por proyectos, además de la escuela utópica. Temas muy jugosos y que algún día traeré a este blog, pero la reflexión la quiero hacer gracias al tema de cierre de esa jornada.

Cierre que corrió a cargo de una persona que conozco relativamente hace bien poco, pero con el que suelo tener una gran sintonía en temas de educación y considero una persona de mucho criterio y mucho más sentido común, me refiero a Toni García Arias (profesor, escritor y articulista). En esa ponencia nos habló de lo complicado que es relacionarse con los adolescentes y como muchos padres actualmente fracasan en su relación con ello. Sin ir más lejos, le entreviste en mi programa de esRadio de la Región de Murcia, con motivo de su intervención. Al final de esta entrada os dejo el enlace al podcast.

Es bastante curioso que siendo la familia el primer agente socializador y punto de unión entre el individuo-en este caso el hijo- y la sociedad, cada día pierde más peso especifico en este papel y sin embargo las nuevas generaciones en algunos temas no mejoran con respecto, incluso con las de sus propios padres. De hecho, parece que ahora son los medios de comunicación y la sociedad en sí, la que va poniendo las pautas de la socialización. Y van robando protagonismo a las familias.

Aunque también, en honor a la justicia. Existen familias donde al niño o la niña, se les “sobreprotege”, son los llamados padres “hiperprotectores”. Padres que en cierto modo les están diciendo a sus hijos… a través de nosotros-de tus padres y de tu madre-, puedes conseguir todo lo que te propongas. Lo triste de esto, es que también se está dando otro mensaje más devastador que el anterior. No eres capaz de hacer nada sin tu familia, no puedes conseguir nada.

Por contrapartida, también tenemos a otro grupo de padres que son muy democráticos y a la vez muy permisivos. Son padres a los que más le preocupa, es que, en la casa impere la paz al precio que sea.

Si es necesario cambiar continuamente las normas en casa para que los hijos satisfagan sus deseos o forma de actuar, se cambian. Al final viven bajo un régimen autoritario, el impuesto en cierto modo por el hacer de los hijos. Como se puede ver, estos modos de educar no favorecen en nada la socialización de los hijos y los arrastra a un espejismo de la vida.

Espejismo que conlleva el vivir con déficit emotivos, relaciones equivocadas con intolerancia, y con una incapacidad de amar que será la fuente de grandes y graves problemas personales y sociales donde incluso la identidad personal puede correr peligro.