Sin categoría

La familia asociación de individuos vs comunidad de personas

Publicado el

Cuando uno decide hablar sobre la familia, tiene claro que es un tema apasionante a la vez que complejo e incluso llega al enfrentamiento continuo dentro de la sociedad que nos toca vivir. Y es que la existencia de dos visiones totalmente opuestas hace que casi siempre nos encontremos ante situaciones de enfrentamiento continuo.
Se ha pasado de una visión de la familia donde sus miembros tenían fuertes lazos de unión y donde todo giraba alrededor de sus miembros, a una visión deformada donde todo es visto de una forma materialista. Incluso desde organismos como Naciones Unidas se apuesta más por la segunda visión y sobre todo apoyándose en la combinación de distintas ideologías y todas ellas bajo el dominio absoluto del individualismo. Como consecuencia de ello, la familia es propuesta como un ente donde todo es valorado en función de la unidad de producción, reproducción y socialización.
Aunque no es menos cierto que la familia en el tiempo ha sido considerada como la consecuencia de uniones contractuales de carácter legal. Sería muy interesante considerar las diferentes consideraciones que se le han dado en el tiempo para llegar a considerar el al matrimonio como el origen y punto de partida de la familia.
Frente a esa visión materialista de la familia que desemboca en la situación actual donde la familia es vista como una asociación de individuos que se encarga de esas funciones que hemos comentado anteriormente (unidad de producción, reproducción y socialización). Aparece una visión totalmente diferente y que a su vez tiene como referente la exhortación de Juan Pablo II la “Familiaris Consortio”, donde se habla de comunidad de vida y amor, y a su vez, se enumera los diferentes cometidos de esa comunidad.
Cometidos como: la formación de una comunidad de personas-no son individuos-, donde se tiene un servicio a la vida. Donde se contempla la procreación, el cuidado de los diferentes miembros por lo que son y el cuidado de los mayores dando apoyo a estos sobre todo en los últimos momentos. A su vez se contribuye a la sociedad aportando su mayor capital…, los hijos. A la vez que, sus miembros finalizar participación en la vida de la Iglesia.
No obstante, dentro de esa visión materialista de la familia, donde el liberalismo radical ha acampado a sus anchas y se ha hecho fuerte a la sombra de la Sociología, surge un rayo de esperanza en lo que se ha dado en llamar los comunitaristas que abogan por la que familia recupere su condición de comunidad.
En definitiva, la familia no puede ser considerada un lugar donde los miembros de esta son contemplados como objetos finales de la cadena de producción.