diciembre 9

Seguimos mantando la creatividad en la escuela

Quien me conozca, sabe que soy muy critico con la escuela tal como la conocemos y que soy de los que opinan que la escuela mata la creatividad. Y con estas palabras me remito a la famosa conferencia TED de Ken Robinson.

Pero me ha sorprendido un articulo publicado en la web de la agencia ACEPRENSA y que lleva por titulo… “El culto a la creatividad nos está volviendo menos creativos.” En el citado texto, que toma como referencia una publicación de la web QUARTZ, y que firma el artista israelí Ephrat Livni, el cual se hace eco de la palabras de la también artista Diana Senechal con respecto a la creatividad en la escuela actual.

Y es que hemos pasado en poco tiempo de una escuela que mata la creatividad, a una escuela que quiere recuperarla, pero según Senechal, se esta consiguiendo el efecto contrario. Es decir, se sigue matando la creatividad y ella aporta una serie de argumentos que creo que son muy bueno y que nos debería hacer al menos reflexionar al respecto. Y sin ir más lejos, culpabiliza de todo, a esa obsesión que se tiene por la creatividad.

Obsesión, que no nos debe de llevar a pensar que la creatividad surge sola y como tal se desarrolla. ¡No!, al contrario, es necesario tener una base, un soporte, una preparación y el mejor ejemplo para entender esto, es el mundo de la música. Hemos de prepararnos, estar formados y ello implica; conocer la escala música, las notas, los acordes. A partir de ese momento, la base esta preparada para que la creatividad comience a surgir y se pueda desarrollar de una forma adecuada.

Ken Robinson, no nos habla de formación, el nos habla de busca en nuestro interior ese “elemento”, que te hace desarrollarte plenamente ejecutando eso que te gusta y te llena cuando lo realizas.

Y esto es lo que creo que tienen en común estas dos propuestas, pues ahondando en la propuesta de Livni y Senechal, los inventos… “proceden de la búsqueda de soluciones a problemas determinados, cambiando la metodología y la perspectiva desde la que se ve.

En definitiva, estamos ante los que muchos visionarios de la educación actual no quieren o no les gusta escuchar…, que es el esfuerzo, el trabajo y el orden la base para alcanzar el éxito.

diciembre 7

La pornografía deforma la realidad.

Nadie puede negar que después de cuatro décadas la sociedad a cambiado profundamente. Tal ha sido el cambio, que prácticamente se puede decir que ya no la conoce “ni la madre que la pario”, recordando una triste frase de un político español.

Y en esa transformación, sobre todo en los últimos años, las “Nuevas Tecnologías” han tenido un peso muy importante. Por ejemplo, en la cuestión de la pornografía.

Hace años, para poder acceder a la misma, prácticamente tenías que pasar por el kiosco de la esquina para comprar alguna revista o publicación. Con las Nuevas Tecnologías, esa cuestión ya paso a mejor vida.

Los datos son rotundos y dejan bien a las claras lo que tenemos delante… y son cifras de 2010 publicadas por Online MBA: “El 12% de los sitios web en Internet son pornográficos, lo que equivale a 24.644.172 sitios”. Y cada segundo que pasa alrededor de “28.258 usuarios de Internet están viendo porno”. De hecho, en los Estado Unidos el consumo de la pornografía que mueve la friolera cifra de 2.500 millones de dólares anuales. Eso tan solo en EEUU.

Al margen de los datos, y lejos de pensar que el acceso a la pornografía es cuestión de adultos, existen diversos estudios que demuestran lo contario, y dejan bien a las claras, que un porcentaje muy alto de gente joven-casi un 34%-, entre los diez y los diecisiete años afirman que tiene muy fácil el acceder a contenidos sexual online.

Sin ir más lejos en mi último programa de “A contracorriente”, nos confirman…, que en España la edad en la que los más jóvenes se inician en el consumo de este tipo de contenidos, se encuentra en torno a los once años, y más cuando tanto a chicos, como chicas se les regala un smartphone con nueve o diez como media en nuestro querido país.

Todo lo anterior puede generar una serie de problemas que más tarde que temprano, puede terminar afectando a la persona que consume pornografía, y a su vez… a su familia y por extensión a la sociedad. Y lo triste de todo esto, es que aún hay quien pone esto en duda.

Lo que, si es claro, es que son los hombres quienes consumen más que las mujeres y conforme avanzamos en edad se produce un mayor consumo, ese consumo, produce una dependencia cada vez mayor, además de afecta de una forma muy clara a su cerebro. Y afecta de tal modo, que, llegado el momento no serán capaces de distinguir entre lo que se ve en el móvil, tableta, o pc y la realidad que les envuelve, para ellos, todo es igual. Todo esta dentro de su mundo. Y llegados a este punto… ¿quién sale peor parado?, ¿el hombre?, ¿la mujer? Sin ninguna duda la mujer.

Se produce por parte del hombre hacia la mujer intentos de dominación, discriminación, abuso, violencia, cosificación con el consiguiente desapego. Y podemos encontrar lamentablemente situaciones o casos como “la manada” en las fiestas de San Fermín en Pamplona. Son la punta del iceberg.

En definitiva, se puede afirmar sin miedo, que la pornografía deforma la realidad arrastrando a un lugar de no retorno de quien lo consume, además de llevar a esa persona al fracaso más absoluto.