Que el COVID-19 nos ha cambiado la vida, es una realidad demasiado contundente como para ponerlo en duda. Desde que tuvimos que confinarnos es casa, fuimos viendo que lo que estaba acorriendo no era cualquier cosa, aunque en el principio… Algunos nos vendieron la moto de que esto era otra gripe. 

Han sido días muy duros, pero tenemos la obligación de avanzar y mirar hacia el futuro. Un futuro con interrogantes, pero al que hemos de dirigirnos con pie firme y seguro. Donde las Nuevas Tecnologías van a tener un papel muy importante en muchas facetas de la vida.

Por ello, creo que, en cierto modo toma algo de protagonismo el estudio realizado a iniciativa de “Empantallados”, el cual ha corrido a cargo de “GAD3” y cofinanciado por la Comisión Europea.

En el mismo se estudia… “El impacto de las pantallas en la vida familiar durante el confinamiento”. Entre lo más destacado, podemos encontrar los siguientes puntos:

1º Las pantallas han ayudado al 85% de las familias a realizar actividades juntos, tanto a padres como a hijos durante el confinamiento. Mejorando la percepción de los primeros con respecto a la tecnología. 

2º La experiencia del teletrabajo ha sido positiva para ocho de cada diez padres y madres, sobre todo por el tema de la conciliación laboral.

3º La situación ha permitido a los padres y madres poder conversar con sus hijos con respecto al tema de las Fake News (o noticias falsas). Y que ha ayudado a que haya aumentado la percepción de los riesgos que se corren con ellas. 

4º Para más de la mitad de los entrevistado, el confinamiento les ha unido más a sus hijos. Y el 45% afirma que les ha ayudado a estar más unidos a su pareja. Y por último…

5º Otro punto destacable es la compra de dispositivos. Y es que casi la mistad de los encuestados, han necesitado comprar un dispositivo para las clases online de sus hijos, para el teletrabajo el 29% y por último… para ocio digital el 20%.    

Y sinceramente, tan solo con estos cinco puntos, podríamos tener argumentos para hacer largos análisis de la situación. Desde estas líneas, os animo (a cuantos leáis está entrada) a visitar la web Empantallados y ver por si mismo lo que aquí de forma resumida os expongo. 

Pero si realizamos un pequeño ejercicio de reflexión sobre los puntos arriba indicados y lo que nos dicen algunos profesionales, que en cierto modo vienen a reforzar el estudio dando algunas directrices para mejorar la vida familiar. 

Surgen temas como pueden ser… El uso de las pantallas en la familiar y que ya desde hace tiempo se viene debatiendo al respecto, la nueva escuela que muy posiblemente va a salir de aquí, la conciliación gracias al teletrabajo que también ha venido para quedarse, las relaciones sociales e interpersonales, etc.

Cómo se puede comprobar, son cuestiones que ya estaban presente en el debate social antes del “coronavirus”. Solo que está crisis ha acelerado su implantación y en cierto modo ha reducido ese debate. 

De todos modos, ya os digo, que en sucesivas entradas iremos comentando este estudio de una forma más detallada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *