En algunas épocas es difícil no dejar de hablar o escribir sobre un tema determinado, aunque no es menos cierto, de que se corre el riesgo de exprimir la fruta y quedarse uno con el corazón y la cáscara de la misma. Cuestión que espero no me ocurra con el tema que estoy tocando en los últimos días en este blog.

La vuelta al cole de este próximo curso, más bien, va a parecer como un culebrón por fascículos, más que otra cosa. Y siguiendo mi vocación de servicio público a los que me rodean y en especial a la sociedad, quiero seguir reflexionando con respecto a la polémica vuelta a las clases.

Es por ello, que a la vista de todo lo que está ocurriendo, surjan preguntas como… ¿Pero qué se hace en el resto de Europa?, ¿qué propone la ONU?, ¿qué dice el llamado CDC norteamericano?

Son interrogantes que voy a intentar responder gracias a mis fuentes de información, que como muchos de los que leen está bitácora ya sabrán, es la agencia de noticia ACEPRENSA.

Sin ir más lejos el 14 de julio publicó un artículo titulado… “Lecciones e incertidumbres sobre la vuelta a las aulas”. En el citado articulo se hace un repaso a la forma en que los diferentes países de la Unión Europea han afrontado o afronta el tema del regreso a las aulas. Y sinceramente… Hay para todos los gustos y colores.

No obstante, la mayoría de ellos han coincidido, en que los primeros en volver han de ser los más pequeños. Con respecto a los alumnos más mayores, en la mayoría de los países han tenido o van a tener varios turnos, es decir, o clase por la mañana o por la tarde para no masificar los centros educativos.

Esto último, me ha recordado que, en la Comunidad de Madrid el llamado Consejo de directores, solicitó la reducción de jornada hasta las 14:00 horas y las autoridades educativas se han negado a ello.

De todos modos, la cuestión no es fácil y más cuando apenas existen estudios que puedan ayudarnos a tomar una dirección determinada. Lo que, si queda claro por parte de los epidemiólogos, es que coinciden en los factores de riesgo de la escuela y que según ellos son:

  • Los pupitres, sobre todo en las aulas de los más peques.
  • La falta de ventilación sobre todo en los lugares donde puede haber más transito de personas, comedor, gimnasio, etc.
  • Y un tercer lugar de riesgo… El transporte escolar.

Otro tema muy interesante… Es lo que se conoce por las “burbujas sociales”, y que depende de que país de Europa hablemos, pues en algunos el número de componentes de esa burbuja no han de pasar de 10 alumnos más su profesor. En otros los integrantes de un aula se dividen en dos grupos. Sin embargo, en otros países la burbuja la conforma la clase completa con su profesor y la particularidad, de que no se pueden mezclar con otros alumnos en ningún momento de la jornada escolar. Todo esto, sin descartar posible infectados.

Al margen de todo lo dicho, hace unos días leí en Twitter, que en Alemania en algunas escuelas pasan pruebas PCR a los alumnos y profesores varias veces a la semana. Lo cual me parece genial.

Para ir terminando, me quiero detener en dos instituciones una internacional y la otra norteamericana. Me refiero a Naciones Unidad, en particular UNICEF y al CDC de Estados Unidos. El primero nos propone además de lo ya comentado lo siguiente:

  • Escalonar el comienzo y cierre de la jornada escolar.
  • Escalonar el uso de los comedores.
  • Mover las aulas al aire libre.
  • Crear turnos para reducir el número de alumnos por clase.

Y con respecto al CDC, os dejo el enlace a la página que ellos han denominado “Consideraciones para la escuela”. Espero y deseo que esta entrada haya servido de algo. ¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *