abril 1

La familia esta perdiendo su protagonismo socializador.

A veces las cosas en la distancia tienen su aquel, como se suele decir en el acervo popular. Pero no os preocupéis… ¡no!, no voy a hablar de refranero ni nada que se le parezca.

Lo que deseo hacer es una pequeña reflexión con motivo de una jornada de educación celebrada en la Universidad Politécnica de Cartagena el pasado 3 de marzo y a la cual tuve la fortuna de asistir. Otra cosa es que no haya podido escribir nada al respecto hasta hoy.

En esa citada jornada, se habló de innovación educativa, de educación por proyectos, además de la escuela utópica. Temas muy jugosos y que algún día traeré a este blog, pero la reflexión la quiero hacer gracias al tema de cierre de esa jornada.

Cierre que corrió a cargo de una persona que conozco relativamente hace bien poco, pero con el que suelo tener una gran sintonía en temas de educación y considero una persona de mucho criterio y mucho más sentido común, me refiero a Toni García Arias (profesor, escritor y articulista). En esa ponencia nos habló de lo complicado que es relacionarse con los adolescentes y como muchos padres actualmente fracasan en su relación con ello. Sin ir más lejos, le entreviste en mi programa de esRadio de la Región de Murcia, con motivo de su intervención. Al final de esta entrada os dejo el enlace al podcast.

Es bastante curioso que siendo la familia el primer agente socializador y punto de unión entre el individuo-en este caso el hijo- y la sociedad, cada día pierde más peso especifico en este papel y sin embargo las nuevas generaciones en algunos temas no mejoran con respecto, incluso con las de sus propios padres. De hecho, parece que ahora son los medios de comunicación y la sociedad en sí, la que va poniendo las pautas de la socialización. Y van robando protagonismo a las familias.

Aunque también, en honor a la justicia. Existen familias donde al niño o la niña, se les “sobreprotege”, son los llamados padres “hiperprotectores”. Padres que en cierto modo les están diciendo a sus hijos… a través de nosotros-de tus padres y de tu madre-, puedes conseguir todo lo que te propongas. Lo triste de esto, es que también se está dando otro mensaje más devastador que el anterior. No eres capaz de hacer nada sin tu familia, no puedes conseguir nada.

Por contrapartida, también tenemos a otro grupo de padres que son muy democráticos y a la vez muy permisivos. Son padres a los que más le preocupa, es que, en la casa impere la paz al precio que sea.

Si es necesario cambiar continuamente las normas en casa para que los hijos satisfagan sus deseos o forma de actuar, se cambian. Al final viven bajo un régimen autoritario, el impuesto en cierto modo por el hacer de los hijos. Como se puede ver, estos modos de educar no favorecen en nada la socialización de los hijos y los arrastra a un espejismo de la vida.

Espejismo que conlleva el vivir con déficit emotivos, relaciones equivocadas con intolerancia, y con una incapacidad de amar que será la fuente de grandes y graves problemas personales y sociales donde incluso la identidad personal puede correr peligro.

 

Categoría: Educación, Familia, Sociedad | Comentarios desactivados en La familia esta perdiendo su protagonismo socializador.
marzo 9

Pacto por la Educación (I)

El domingo 18 de febrero, el periódico La Verdad, dedico en su edición de papel “un especial sobre educación”, y en particular al Pacto Nacional por la Educación. Aunque en honor a la verdad fue una serie de propuesta de diferentes miembros de la comunidad educativa-profesores, padres, representantes de la universidad-, además de representantes de algunos partidos políticos y sindicatos.

La respuesta es amplia pues cada uno de los interpelados hizo tres propuestas. De entrada me alegro de que el periódico tenga iniciativas de este tipo, pero a la vez he de decir, que me ha sorprendido el que no se contará con ningún representante de colegios de educación diferenciada. Y aunque sea una opción no muy querida en este país-sobre todo por los partidos de izquierda-, creo que deberían de haber aparecido como una opción más.

Dicho esto, me gustaría comentar algunas cuestiones que han salido en dicho “especial”.

Cuando se toca el tema del Pacto Educativo, ya sea a nivel de Estado, como a nivel autonómico, siempre salen unos temas recurrentes.

A saber:

  • La financiación de la educación y por lo tanto los recortes.
  • Reforzamiento del papel que debe tener la escuela pública.
  • El papel de la escuela concertada con respeto a la pública.
  • El derecho de las familias a elegir el centro escolar.
  • La gratuidad de los libros de texto.
  • La formación del profesorado y su correspondiente cualificación ante la diversidad de alumno.
  • La cuestión de la clase de religión y la escuela laica, siempre propuesta por la izquierda.

Sin embargo, he de reconocer que surgieron otros temas que no son nada desdeñables y que considero al menos enumerar, y más cuando apenas son propuestos para su estudio o debate.

Por ejemplo:

  • Autonomía pedagógica.
  • Plan sobre el Acoso Escolar
  • Construcción de una escuela inclusiva.
  • Exclusión de las ideologías de la escuela.

Pero lo que no consigo entender de ninguna manera y la verdad me gustaría que alguien me lo aclarará, es la cuestión de esa guerra por parte de algunas personas que defienden “a capa y espada” a la escuela pública y desean la desaparición de la escuela concertada. Y luego en el colmo de la paranoia… piden “autonomía pedagógica” en los centros de enseñanza. ¿Cómo se come eso?

Esas mismas personas hablan de “libertad de cátedra” para sus clases, pero no quieren que otras opciones pedagógicas como es la educación diferenciada exista en este país. ¡Basta ya!, de política barata. ¿Dónde está el derecho que nos ampara en el artículo 27 de nuestra Constitución en sus diferentes apartados?, ¿o es necesario recordarlo?

Por si a alguien se le ha olvidado, aquí le dejo los apartados del citado artículo:

  1. Todos tienen el derecho a la educación. Se reconoce la libertad de enseñanza.
  2. La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales.
  3. Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones.
  4. La enseñanza básica es obligatoria y gratuita.
  5. Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes.
  6. Se reconoce a las personas físicas y jurídicas la libertad de creación de centros docentes, dentro del respeto a los principios constitucionales.
  7. Los profesores, los padres y, en su caso, los alumnos intervendrán en el control y gestión de todos los centros sostenidos por la Administración con fondos públicos, en los términos que la ley establezca.
  8. Los poderes públicos inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar el cumplimiento de las leyes.
  9. Los poderes públicos ayudarán a los centros docentes que reúnan los requisitos que la ley establezca.
  10. Se reconoce la autonomía de las Universidades, en los términos que la ley establezca.

De momento lo dejo aquí, pues la lista de temas a tratar es amplia y no se agota en una simple entrada de este blog, prometo seguir dando la guerra en este tema de la educación.

 

Categoría: Educación | Comentarios desactivados en Pacto por la Educación (I)
noviembre 10

Bebés vs Moviles

Preparando una intervención en un curso de Orientación familia, que tengo previsto hacer a finales de este mes de noviembre en la ciudad de Murcia, me acabo de encontrar con una noticia que ni mucho menos me ha deja indiferente.
Bajo el título “La mitad de los bebés, con móvil” el periódico “La Vanguardia” se hace eco de un estudio sobre “Tendencias de juguetes y juego en familia en España” que recientemente presentó el Instituto Tecnológico del Producto Infantil y de Ocio (AIJU).
La cuestión no es baladí, nos encontramos en un auténtico proceso de adaptación a las Nuevas Tecnologías, y eso nadie lo discute, es más, se habla ya de una forma clara, de lo que se conoce por la alfabetización mediática. Y quien no tengan un mínimo de alfabetización mediática en estos tiempos, puede llegar a ser visto como -y perdonen la expresión-, un “analfabeto tecnológico”.
Pero al margen de cuestiones de esta índole, una cosa si es clara y evidente, nuestros hijos, sobrinos, nietos, etc.…, pasan más tiempo ante una pantalla que divirtiéndose al aire libre o realizando otro tipo actividad de tiempo libre. Las cifras no fallan más del 50% de los niños entre 1 y 12 años pasan al menos cuatro horas delante de una pantalla. Pero a partir de los once años estas cuatro horas se quedan en nada, se disparan. Es evidente, que el ocio no se plantea ya como antaño. Quedan lejanos aquellos años en que los hijos pasaban más tiempo con sus padres en el campo o realizando actividades al aire libre.
Pero…, ¿Por qué se emplea más tiempo delante de las pantallas?, ¿Por qué un niño de menos de dos años termina con un móvil o tableta en sus manos? Realmente las respuestas más concretas nos las pueden dar los padres, pero algo de verdad tienen estas otras como, por ejemplo: porque molestan menos y nos dejan tranquilos.
No podemos olvidar que el aprendizaje de nuestros hijos implica un desarrollo neurológico, además de la necesidad de moverse y experimentar, pero no solo no quedaremos aquí, pues si seguimos ese proceso madurativo de los chavales, en cierto modo, podremos detectar la posible existencia de algún trastorno o dificultad, pues si se queda en el sitio con la pantalla, poco podremos detectar. Y aquí tienen mucho que decir los juguetes de toda la vida, como por ejemplo las construcciones de madera, los puzles, etc., por destacar algunos en particular. Los chicos tienen que experimentar e interactuar con su entorno. Es vital para su desarrollo.
Si los preadolescente, adolescentes, jóvenes y adultos corremos el riesgo de caer en las garras de la adicción a las nuevas tecnologías, no dudéis de que los pequeñajos van a estar excepto de ello. Ni mucho menos. Además, si me apuráis corremos el riesgo de no enterarnos de esa posible adicción. De todos modos, en los últimos años, la asociación de pediatras norteamericana desaconseja el uso de pantallas por debajo de los dos años.
Los niños tienen que cumplir “plazos”, en las diferentes etapas de la vida. No corramos y dejemos que se desarrollen adecuadamente. Y para terminar eso de que con las pantallas entrenamos el cerebro, yo lo considero una excusa pues toda la vida hemos desarrollado el cerebro con mil actividades y no somos menos inteligente los que hemos crecido sin los magníficos móviles o sus hermanas las tabletas. E
En definitiva, todo esto es cuestión de un uso “razonable” de las Nuevas Tecnologías y nada más, pero sin olvidar los juguetes de toda la vida. ¡Y por cierto!, no hemos hablado nada del juego.

Categoría: Educación, Familia, Sociedad Digital | Comentarios desactivados en Bebés vs Moviles