febrero 3

Inclusión, diversidad y visibilidad

He de reconocer que anoche no estuve delante de la TV para ver la entrega de los GOYAS. ¡No!, hace tiempo que dejé de ver ese lamentable espectáculo de la burguesía cinematográfica dando lecciones de ética y moral, cuando ellos dejan mucho que desear. Lo siento, pero no.

Y quizás por ello, me perdí el magnifico discurso dado por el flamante ganador al premio mejor actor revelación, a un magnifico Jesús Vidal, que dio todo un alegato a la vida y al amor. Sin embargo, gracias a las redes sociales lo he podido ver varias veces y sinceramente me ha puesto lo pelos de punta. Da igual las veces que lo vea…, es bestial.

No voy a quitar el valor y el acierto que ha tenido todo el equipo de esa producción con su director al frente para hacer realidad Campeones. Pues desde el principio ya es toda una aventura apostar por llevar a la pantalla una temática como la de la discapacidad ya sea esta intelectual, física, etc.

Pero es el propio Jesús quien ha puesto los puntos sobre las ies, sobre todo cuando ha dicho: “Me vienen a la cabeza tres palabras; inclusión, diversidad, visibilidad, ¡que emoción! ¡Muchas gracias!

Son tres palabras que para mi, están prostituida por una sociedad bastante injusta e hipócrita. Y sino a continuación os dejos el tuit de nuestro querido presidente el señor Sánchez Castejón que se descuelga con lo siguiente:

Un discurso para no olvidar. Jesús Vidal ha hablado esta noche a nuestros corazones y ha remarcado tres palabras que nunca deben desaparecer de nuestra cabeza: inclusión, diversidad, visibilidad. Suscribo sus palabras de principio a fin. ¡Emocionado!¡Sois campeones! #Goya2019

La desfachatez es tan grande como su altura, un señor que se harta de hablar del aborto como un derecho y deja la puerta abierta para que cualquier discapacitado sea abortado, por decencia debería de callar.

Muy posiblemente a partir de ahora, la vida de Jesús cambie lo cual deseo y espero, pero me temo que hay en la calle quedarán muchos “Jesús” que mañana tendrán que seguir luchando contra el sistema. Pues no existe tanta visibilidad, la diversidad no es tal y la inclusión realmente apenas existe. Y en el caso de la discapacidad intelectual se pueda ver de una manera más clara, pero no podemos decir nada de otras discapacidades escondidas y que son más difíciles de ser vista. Es de esperar que a partir de ahora, tengamos un antes y un después de Campeones y la discapacidad sea vista de otra manera y esa espada de Damocles que es el aborto desaparezca.

enero 18

Niego la mayor.

Acabo de ver en The Family Watch, uno de mis portales de referencia, un video de “Orange” donde varias familias hablan del uso de las llamadas nuevas tecnologías en su casa. Y se intenta hacer una comparativa entre la época de los padres cuando eran adolescentes y la de sus hijos. Al menos yo lo veo de ese modo.

Dos familias representadas por un padre o una madre y un hijo, además de una abuela que escucha la conversación y en un momento determinado se incorpora al sofá donde se encuentra su hija o su hijo y su nieto.

La idea básicamente es la de querer presentar ambas épocas como dos épocas en su base iguales, aunque difieran las tecnologías. Se pretende vender la idea de que el enganche de los nietos no difiere del enganche de los padres de estos a la TV y algunas series de su época como adolescente.

Sinceramente creo que el experimento no es válido, aunque a los chicos de “Orange”, les interese lo contario, o cuanto menos yo lo veo inapropiado. Aunque también no es menos cierto que se apuntan cosas interesantes y que si son oportuna de considerar y que yo desde estas líneas intentaré dar respuesta, aunque es imposible que sea con todas las cuestiones que se plantean en poco más de cuatro minutos.

De partida…, ¿se puede considerar la televisión de hace unos veinte años una tecnología como la del actual Internet? Creo que no, primero por el tipo de recurso que tenemos delante en cada época. Segundo porque el tipo de comunicación que me ofrecía la televisión en aquella época se puede considerar demasiado “unilateral”. Cuestión que en Internet es más compleja y no tan simple.

De hecho y siguiendo esta cuestión de la comunicación podríamos detenernos en comentar como los jóvenes actualmente contempla esta cuestión. Cómo consideran la comunicación y en particular la conversación entre individuos, de tal forma que en el libro de la psicóloga y socióloga la norteamericana Sherry Turkle “En defensa de la conversación”, se pueden ver muchos ejemplos muy significativo. A continuación, un ejemplo:

“Trevor, ventaseis año”, maestro del phubbing, el arte de hablar con otras personas sin levantar los ojos del teléfono…, en un momento determinado le dice a la Turkle…, ¿La conversación? Murió en 2009.

Lo cierto de todo esto, es que el video del cual te he hablado al principio de esta entrada da para mucho, para ver como era el ocio hace veinticinco o treinta años y como lo es ahora. Para ver cómo era la relación entre padres e hijo y compararla con la actual. Sólo que tendría que invertir mucho en escribir y por lo tanto la presente entrada se haría eterna. Pero si podemos hacer una cosa si todos los que visitéis esta entrada y veáis el video, dejéis un comentario. De esa forma si podríamos comenzar un hijo de comunicación atreves del blog y que podría saltar a cualquiera de las redes sociales en la que estoy.

No obstante, me gustaría deja bien claro, que también existen cuestiones muy positivas en el video pues no es menos cierto de que las nuevas tecnologías como son llamadas dan juego para que lo miembros de la familia, se conozca, conversen, se diviertan y vivan la vida de una forma “dos punto cero”. Todo es cuestión de que nos lo propongamos y los nuestros nos acompañen en esa aventura.

Te paso algunos temas para iniciar un dialogo en el hilo de cometarios: Uso del smartphone y tableta para el estudio, el comentar mi vida en redes sociales-desde que me levanto hasta que me acuesto-, colgar fotos de mis hijos, etc.

 

Categoría: Ocio, Redes Sociales, Sociedad Digital, Televisión | Comentarios desactivados en Niego la mayor.
noviembre 25

Las nuevas series de televisión en el escenario 2.0

Cuando preparas un programa de radio como el que tengo el honor de dirigir y presentar en esRadio de la Región de Murcia, la mayoría de las veces al finalizar te das cuentas que muchas cosas de las que querías dar salida en el transcurso del mismo no han salido. Lo que te lleva a plantearte cómo hacer para que esas ideas no se queden en el tintero. Y eso, es lo que quiero hacer con esta entrada.

De hecho, esta semana la idea era hablar sobre los “Reality Show” y la influencia que las nuevas series de televisión (tipo…, Juegos de Trono, Breaking Bad, Mad Men, etc.), que están teniendo sobre los espectadores y en especial los más jóvenes.

Al respecto de los “Reality Show” no voy a perder más el tiempo, aunque si quiero hacer una pequeña reflexión “en voz alta”. ¿Que pasaría si los espectadores, seguidores o fans de estos programas tuvieran que pagar por ver dichos programas? Lo dejo ahí y paso a centrarme en la cuestión de las series de televisivas.

Con cierta frecuencia suelo leer algo de lo que escribe Alberto N. García Martínez en su blog “Diamantes en serie” y a su vez lo que cuelga en el portal “unav.academia.edu”. De hecho tiene un trabajo muy completo donde habla sobre “El fenómeno de la serialidad en la tercera edad de oro de la televisión.”

Ni que decir tiene que no pretendo fusilar dicho trabajo, pero si intentare desde mi punto de vista comentar lo que allí se dice. La argumentación de su autor con respecto a este fenómeno se sustenta en cinco puntos muy claros. A la sazón…., la ubicuidad de la distribución de las citadas series, la calidad de las misma, una ambición muy destacada sobre lo que se quiere conseguir, con un relato de la historia más que sofisticado, y por último “un espectador muy activo”.

El primer punto…, es el referido a la distribución de como lo productores saben sacarle partido a las nuevas tecnologías. De hecho, la televisión que hemos conocido tanto mis coetáneos como yo, no tiene nada que ver con el concepto de televisión que se tiene hoy en día. Actualmente no hace falta ver una serie en el día y hora programado por la cadena, la puedo ver el día y la hora que “a mi me de la gana”, sobre todo gracias a la televisión inteligente o Tivo, la televisión por cable, Internet, o plataformas como la propia NETFLIX, hasta Amazón a comenzado a dar sus pasos en este sentido.

En cuanto a la calidad del producto, ¿que te puedo decir que ya no sepas?, de hecho, se ha conseguido que directores y guionista de prestigios del mundo del cine, se hayan pasado a las series. ¡Todo un éxito! De todas forma la verdadera estrella es el “guionista”, ellos son los que marcan las pautas y juegan con nosotros como auténticos peleles.

Pero todo esto, es en cierto modo gracias a la HBO, que tubo “la ambición” de cruzar los limites de las series de televisión tal como se conocía hasta hace bien poco. Pero para quien no conozca quienes son, le diré que es uno de los canales de televisión por cable y satélite más populares de Estados Unidos y Latinoamérica. Ese cruzar las lineas rojas de lo que se hacia en ese momento el mundo televisivo, ha producido el boom de cara al resto de canales televisivos.

Por ejemplo, entre lo más destacable encontramos que se refuerza al anti-héroe, se va más al drama y sobre todo se trabaja con una ambigüedad moral a mi gusto demasiado excesiva. E incluso lo que se conoce por el personaje “antagonista”, es si cabe peor que el “anti-héroe”, con lo cual surge la duda…, ¿quien es el bueno aquí?, ¿y quien el malo?

Al final el secreto esta en el siguiente triangulo…, la identidad de los personajes, que por cierto, todos a mi modo de ver no tienen una identidad clara, más bien todo lo contrario y eso a la hora de transmitir a los más jóvenes es un todo un riesgo. El otro elemento del triangulo es la familia, que para muchos de los personajes de estas series “son la coartada para hacer de malo y ser más malo”. En cuanto al último elemento, es “la ambigüedad moral” que se respira en todo momento. De hecho, considero que este punto es uno de los más demoledores de los cambios producidos en las series de televisión que actualmente vemos.

Otro elemento que también contribuye a ese cambio, es la sofisticación de la historia que se nos cuenta, cambiándose el formato de los capítulos o el tipo de entrega. Y para terminar un punto muy claro y definitorio…, el tipo de espectador que tenemos.

El espectador o seguidor suele apoyarse sobre todo en las redes sociales, además de que decide cuando, como, donde ver la televisión o la serie de su gusto. A la vista de todo ello, no se puede negar que las serie se mueven como pez en el agua dentro de un escenario 2.0

Al final la presente entrada se ha hecho un poco larga, pero creo que alcanza los objetivos que me plantee a la hora de preparar el programa de radio.

Categoría: Ocio, Televisión | Comentarios desactivados en Las nuevas series de televisión en el escenario 2.0