noviembre 25

Las nuevas series de televisión en el escenario 2.0

Cuando preparas un programa de radio como el que tengo el honor de dirigir y presentar en esRadio de la Región de Murcia, la mayoría de las veces al finalizar te das cuentas que muchas cosas de las que querías dar salida en el transcurso del mismo no han salido. Lo que te lleva a plantearte cómo hacer para que esas ideas no se queden en el tintero. Y eso, es lo que quiero hacer con esta entrada.

De hecho, esta semana la idea era hablar sobre los “Reality Show” y la influencia que las nuevas series de televisión (tipo…, Juegos de Trono, Breaking Bad, Mad Men, etc.), que están teniendo sobre los espectadores y en especial los más jóvenes.

Al respecto de los “Reality Show” no voy a perder más el tiempo, aunque si quiero hacer una pequeña reflexión “en voz alta”. ¿Que pasaría si los espectadores, seguidores o fans de estos programas tuvieran que pagar por ver dichos programas? Lo dejo ahí y paso a centrarme en la cuestión de las series de televisivas.

Con cierta frecuencia suelo leer algo de lo que escribe Alberto N. García Martínez en su blog “Diamantes en serie” y a su vez lo que cuelga en el portal “unav.academia.edu”. De hecho tiene un trabajo muy completo donde habla sobre “El fenómeno de la serialidad en la tercera edad de oro de la televisión.”

Ni que decir tiene que no pretendo fusilar dicho trabajo, pero si intentare desde mi punto de vista comentar lo que allí se dice. La argumentación de su autor con respecto a este fenómeno se sustenta en cinco puntos muy claros. A la sazón…., la ubicuidad de la distribución de las citadas series, la calidad de las misma, una ambición muy destacada sobre lo que se quiere conseguir, con un relato de la historia más que sofisticado, y por último “un espectador muy activo”.

El primer punto…, es el referido a la distribución de como lo productores saben sacarle partido a las nuevas tecnologías. De hecho, la televisión que hemos conocido tanto mis coetáneos como yo, no tiene nada que ver con el concepto de televisión que se tiene hoy en día. Actualmente no hace falta ver una serie en el día y hora programado por la cadena, la puedo ver el día y la hora que “a mi me de la gana”, sobre todo gracias a la televisión inteligente o Tivo, la televisión por cable, Internet, o plataformas como la propia NETFLIX, hasta Amazón a comenzado a dar sus pasos en este sentido.

En cuanto a la calidad del producto, ¿que te puedo decir que ya no sepas?, de hecho, se ha conseguido que directores y guionista de prestigios del mundo del cine, se hayan pasado a las series. ¡Todo un éxito! De todas forma la verdadera estrella es el “guionista”, ellos son los que marcan las pautas y juegan con nosotros como auténticos peleles.

Pero todo esto, es en cierto modo gracias a la HBO, que tubo “la ambición” de cruzar los limites de las series de televisión tal como se conocía hasta hace bien poco. Pero para quien no conozca quienes son, le diré que es uno de los canales de televisión por cable y satélite más populares de Estados Unidos y Latinoamérica. Ese cruzar las lineas rojas de lo que se hacia en ese momento el mundo televisivo, ha producido el boom de cara al resto de canales televisivos.

Por ejemplo, entre lo más destacable encontramos que se refuerza al anti-héroe, se va más al drama y sobre todo se trabaja con una ambigüedad moral a mi gusto demasiado excesiva. E incluso lo que se conoce por el personaje “antagonista”, es si cabe peor que el “anti-héroe”, con lo cual surge la duda…, ¿quien es el bueno aquí?, ¿y quien el malo?

Al final el secreto esta en el siguiente triangulo…, la identidad de los personajes, que por cierto, todos a mi modo de ver no tienen una identidad clara, más bien todo lo contrario y eso a la hora de transmitir a los más jóvenes es un todo un riesgo. El otro elemento del triangulo es la familia, que para muchos de los personajes de estas series “son la coartada para hacer de malo y ser más malo”. En cuanto al último elemento, es “la ambigüedad moral” que se respira en todo momento. De hecho, considero que este punto es uno de los más demoledores de los cambios producidos en las series de televisión que actualmente vemos.

Otro elemento que también contribuye a ese cambio, es la sofisticación de la historia que se nos cuenta, cambiándose el formato de los capítulos o el tipo de entrega. Y para terminar un punto muy claro y definitorio…, el tipo de espectador que tenemos.

El espectador o seguidor suele apoyarse sobre todo en las redes sociales, además de que decide cuando, como, donde ver la televisión o la serie de su gusto. A la vista de todo ello, no se puede negar que las serie se mueven como pez en el agua dentro de un escenario 2.0

Al final la presente entrada se ha hecho un poco larga, pero creo que alcanza los objetivos que me plantee a la hora de preparar el programa de radio.

Categoría: Ocio, Televisión | Comentarios desactivados en Las nuevas series de televisión en el escenario 2.0
diciembre 5

¿Pero sigue siendo la tele la niñera de los más pequeños de la casa?

familia-y-TICsLa verdad es que me ha sorprendido haber visto un tweet con el siguiente texto… “#television y niños: uso y abuso. http://ow.ly/V3XwZ y como te habras imaginado, ni corto ni perezoso “piqué y entre”. Nada más y nada menos que era el enlace a un artículo de la “Revista Hacer Familia”, la cual suelo seguir con bastante frecuencia.

En el citado artículo, se habla sobre el uso y abuso que en las casas se hace con respecto a la Tv y las horas que se tiran los chavales viendo la tele. A su vez se nos da una serie de buenos consejos todos encaminados a que se haga un uso adecuado de la televisión.

De entrada te diré, que nada más ver el citado tweet, me dije…., ¿pero sigue siendo la tele la niñera de los más pequeños de la casa? ¡Sinceramente!, creía que ya no se llevaba la tele, que ahora eran las nuevas tecnologías las que se llevaban “el gato al agua”, la verdad, es que se dan las dos cosas.

No obstante, como se explica en un video de la misma revista. Los hábitos de ver la televisión han cambiado bastante y más con la nueva sociedad multipantalla. Se hace necesario llevar a cabo un control de lo que entra en casa y como lo hace.

Hace años en las casas tan sólo existía una sóla televisión, hoy en dia,si encontramos una casa con tan sólo un aparato de tv, será vista como una familia “rara”. Actualmente lo normal es que en casa exista al menos un televisor, un ordenador, alguna que otra tableta y no se cuantos smartphone…, ¡vamos!, tantos dispositivos como personas sino más.

Ahora el problema es cómo controlar todos esos dispositivos, para saber que es lo que está viendo “cada uno en casa”. De hecho la mayoría de los operadores telefónicos ofrecen la posibilidad de ver la televisión en multiplataformas, es decir, da igual que veas la tele en el ordenador, tableta, smartphone que la misma televisión. Por desgracia, hemos caído en sus garras y es muy difícil poder soltarnos de las mismas.

Son tiempos, en los que más que nunca, los padres hemos de realizar un trabajo de control positivo con respecto a nuestros hijos y a lo que ven en sus dispositivos electrónicos.
Por eso te animo a que leas el artículo que esta vez nos ha servido como motivo para escribir la presente entrada y que con cierta frecuencia te acuerdes de visitar la web “TVInfancia”, donde las cadenas de televisión tienen su famoso Código de Autorregulación de Contenidos de TV e Infancia, te puedo asegurar que veras cosas muy curiosas.

Categoría: Ocio, Televisión | Comentarios desactivados en ¿Pero sigue siendo la tele la niñera de los más pequeños de la casa?
octubre 20

Cuando la tele sale de la tele.

Hoy quiero seguir comentando la guía para “padres y madres” del “Consejo Audiovisual de Navarra” de la que ya estuvimos hablando no hace mucho es este blog.

Quiero traer a tu consideración el capítulo 1 de esta guía. En el citado capitulo, la estrella es la televisión, esa que muchos de mi generación y casi mis hijos-el menor de mis hijos tiene 19 años-, en algún momento de su vida hemos utilizado como “niñera”, los padres y como elemento de distracción los más jóvenes.

Cierto es que ya no tiene el peso que tenía en antaño, pero tampoco ha perdido parte de ese elemento aglutinador, manipulador, y perverso que puede llegar a tener, y no por lo que es, sino, por lo que se nos ofrece y como se ofrece.  De hecho, recuerdo con nostalgia la primera televisión en blanco y negro que tuvimos en casa, era “una telefunken”-¡Qué años aquellos!-

De todas las maneras sigue siendo el rey de los aparatos tecnológicos-todo el mundo en casa tiene al menos una televisión-, todavía los más pequeños de la casa comienzan su relación con la tecnología por medio de la tele, incluso antes de que se hagan íntimos de  las tabletas o de los móviles, aunque estos ya están tomando posiciones. Y sobre todo rara es la capa social que no tiene al menos una tele en casa, eso sino son más.

A su vez como todo elemento del mundo tecnológico, ha ido evolucionado y adaptándose a las circunstancia y al  momento. La incorporación de la TDT, le ha dado otro impulso a su ya dilata vida, pero no solo eso, sino que las cadenas de televisión han conseguido que la tele salga de la tele y se pueda ver la misma programación, en tabletas, móviles, etc. Y todo esto ha sido posible al gran esfuerzo desarrollado por los grandes “lobbys” de la comunicación, que han sido capaces de transformar el modo de transmitir y sus contenidos.

Toda esta evolución, ya no sorprende a nadie, pero lo que si ha de ponernos es en guardia, es la relación existente entre los jóvenes  y la televisión, en especial los contenidos que ven, pues por desgracia actualmente la programación dirigida a nuestros adolescentes es más una programación para adultos visionada por jóvenes. Es aquí donde los padres hemos de estar atentos a todo aquello cuanto ven nuestros hijos, sobre todo los más jóvenes y  los más pequeños de la casa.

Y es el panorama que se puede apreciar desde la atalaya de la familia, es el de un panorama muy determinado donde es casi imposible controlar por parte de los padres los que los hijos ver.

Por otro lado, lo anterior hace que una gran mayoría de padres nos preguntemos… ¿Qué podemos hacer los padres y madres al respecto? ¿Cómo controlar ese caudal de programación tan individualizado y multiplataforma? De entrada, procurar estar al día de la programación, cuestión está un poco estresante, pues la mayoría de las cadenas no son amigas de notificar su parrilla, a no ser que esta sea una parrilla con muchos seguidores, programa tipo Gran Hermano, por decir un caso en particular

Otra dificultad añadida es la cuestión de la Tv en los móviles y tabletas, aquí no hay más remedio que meter la tijera y contratar líneas sin estos servicios de TV, aunque durante un tiempo sean gratuitas. Mejor hacer uso de las tarjetas pre-pago. Por otro lado no fiarse de lo que debería de ser-en cuento a la auto regulación de los grupos de comunicación-, una cosa es lo que se dice por las cadenas y otra lo que hacen.

Y al final, es lo de siempre, que se acaba en casa con la aplicación de las normas de cómo hacer uso de todas las tecnologías, para que no nos llevemos ningún tipo de sorpresa, pues al final más vales prevenir que curar.

Categoría: Educación, Televisión | Comentarios desactivados en Cuando la tele sale de la tele.