octubre 8

Olvidando lo obvio

Recientemente he leído un texto donde se habla de la familia y la escuela, sobretodo de aspectos del tipo socio-político-jurídico y básicamente viene a decir que la familia tiene un “derecho natural y positivo” con respecto a la educación de sus hijos. Ya sea esta en casa, ya sea en la escuela. Donde básicamente se debe de tener en cuenta el no confundir los roles correspondientes a cada uno.

Y por desgracia en nuestra querida España, esos roles son alterados y usurpados continuamente. Da igual que sea el Estado, como algunos miembros de la Comunidad Educativa, sobre todo encabezados por algún que otro profesor que se cree con derecho a ideologizar y adoctrinar. Situaciones que ocurren con cierta frecuencia y que olvidan lo obvio de todo esto.

Se olvidan de que el ser humano es un ser social y que vive en grupos sociales. Primero la familia, luego vienen la aldea, el municipio, el Estado, etc., pero dentro de toda esta estructura social está la escuela. En parte es, esa educación de la tribu de la que habla el señor Marina. Educación que olvida, quien tiene la responsabilidad primaria de todo.

¿Pero cuál ha de ser la relación de la familia y la escuela? Ante el planteamiento de esta pregunta, hemos de comenzar hablando de lo obvio. La primera función de la familia que a su vez es responsabilidad, es la de la educación de los hijos y que por cierto es indelegable. Aquí el papel de la escuela es claro, es netamente colaborativo en la tarea de la educación. Es decir, tiene un papel subsidiario. Nada más.

Y bajo ningún pretexto de ningún tipo, debe de invadir las competencias de la familia. Sin embargo, en este país, eso es pisoteado un día si, y otro también. Al menos en los últimos años, se ha dado de una forma muy clara con dos ejemplos muy significativos. Educación para la Ciudadanía (EpC) y las leyes de defensa de los colectivos LGTBI que introducen distorsiones en terrenos de competencia familiar como son el tema afectivo-sexual.

La familia tiene sus derechos y estos han de ser respetados incluso por el Estado. La familia es el agente primario de la educación en el hogar y debe de ser rechazado todo aquello cuanto lo invada. La familia ha de elegir que educación quiere para sus hijos. De hecho, la Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 26.3, lo deja bien claro: “Los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”. Y por último la familia tiene el derecho a ejercer cierto control o supervisión de las prácticas educativas, para poder salvaguardar todo lo anterior.

Se puede decir, que en cierto modo la familia forma una especie de acuerdo con la escuela, como un contrato de prestación de servicios educativos. Nada más.

 

Categoría: Educación, Familia, Sociedad | Comentarios desactivados en Olvidando lo obvio
julio 20

A juicio por un bofetón.

Leo “y no con poco asombro” una noticia publicada por “europapress” -una de las agencias de noticias que suele seguir con cierta regularidad-, y que me ha dejado un poco fuera de sitio, es más, supongo que cuando leas el titular de la misma, tú también –amiga o  amigo lector-, te sorprenderá. El titular de la noticia es el siguiente: Un niño lleva a juicio a su madre por darle un bofetón y el juez la absuelve

Todo un  jovencito imberbe de once años, denuncia a su propia madre, por que esta le “arrea”, “un soplamocos”. Ocurrió en La Coruña y parce ser, que el chico es de una “familia acomodada” y a su vez de ciertos recursos económicos a la luz de los comentarios del auto del juez. Pues según la noticia…”puede permitirse el tirar el dinero de un teléfono de alta gama, cuyo precio, es igual a los ingresos mensuales con los que se ven obligados a vivir más del 50% de la población española

Ante situaciones como estas, muchos nos preguntamos…, y no con cierta incertidumbre, ¿cómo se puede llegar a situaciones como la reflejada en la noticia?, ¿si este joven ha actuado de esta forma con once años, que no podrá hacer cuando tenga siete más?

Desde luego no voy a valorar la educación recibida por este chico-sus padres sabrán que personaje han fabricado, o están fabricando-, pero desde luego, si la gran mayoría de los padres no espabilamos, con el tiempo encontraremos muchas situaciones como la de la noticia.

Primero por la actitud del chico hacia su madre, la autoridad materna ha sido “atacada”, luego la falta de criterio a la hora de tirar el móvil. Que poco estima el esfuerzo del trabajo por parte de los padres para con las cosas materiales que han de ser cuidadas y valoradas en su justa medida. Y por último, que podemos esperar de un chico que actúa de este modo dentro de una sociedad donde todo vale y la “tribu” en vez de ayudar a los padres a educar, hace que los hijos sean menos sensibles, más egoístas y menos comprometidos.

Ya sé que no se puede juzgar por una noticia y menos con la información facilitada en la misma, pero si es cierto que al menos nos podemos hacer una composición de la situación.

Y es que al margen de todo lo anterior, no quería dejar la oportunidad de dar más visibilidad a la noticia, pues la considero de cierta importancia y valor, aunque habrá quien considere a la misma como una chorrada.

Categoría: Educación, Familia, Sociedad | Comentarios desactivados en A juicio por un bofetón.
julio 9

En el humanismo esta la solución.

De vez en cuando “me gusta navegar por Internet”, aunque reconozco que ese navegar tiene sus riesgos y de vez en cuando te puedes perder si no vas con un rumbo predefinido. Pero al margen de ello, ¡hoy, ahora!, gracias a mis amigos de “The Family Watch. Familia Sostenible”, he tenido la oportunidad de leer el articulo de Pablo Monge en el “País Retina” a propósito de la intervención del expresidente González en el evento “Futuro Digital” organizado por El País Retina.

De entrada he de reconoce que el titular cuanto menos “sorprende”…, el señor González esta por la educación humanística para afrontar el reto “tecnológico”. Pues según el mismo afirma…., “Nos sentimos desestructurados como seres humanos ”. Es necesario “volver al humanismo”.

¡Vale!, se lo compro señor González, hasta aquí, me acojo a su propuesta, pero creo que no iremos más allá de esa declaración de intenciones. ¿Y porque lo digo? Pues muy sencillo, desde su óptica de la vida-y miembro del PSOE-, jamas en este país nadie ha estado dispuesto a tener en consideración para aquellas personas que de algún modo pensamos diferente al ideario del citado partido, además nunca se ha tenido la más mínima consideración a los padres -primeros responsables de la educación de los hijos-, y segundo, porque desde su partido -desde siempre e históricamente-,se ha laminando cualquier opción pedagógica que no sea la “co-educación”. Es evidente que con estos mimbres poco pueda fiarme.

Luego años más tarde por mediación del señor Zapatero, se llevó a cabo la implantación de la famosa Educación para la Ciudadanía, que para más de un padre, ha sido devastadora como “asignatura” de corte ideológico. Por otro lado, en el camino se fueron quedando las asignaturas llamadas de “humanidades, que tanto la izquierda más reaccionaria como la derecha más incompetente han ido reduciendo a la mínima expresión. Y todavía me dice que la solución esta en la humanidades.

Y aunque en los últimos años hemos tenido que convivir con manifestaciones y huelgas generales en la educación, sobre todo debido a que muchos de nuestro profesores -o maestros-, que por cierto son -la gran mayoría-, ¡muy buenos profesionales!, pero por desgracia, ¡están muy ideologizados!, pues muchos de ellos, no admiten o no son capaces de reconocer que existe vida más allá de las leyes educativas promulgadas por el PSOE.

No obstante, “también le compro” que no podemos dejarnos dirigir solo por lo tecnológico. ¡No es bueno!, y aquí el humanismo tiene mucho que decir. Pues como bien dice el señor González…, “Si somos capaces de aproximarnos a la condición humana, la desconcertante velocidad de los cambios tecnológicos será menos abrumadora” y siempre existirá la posibilidad de conocernos y mejorar como personas, cuestión muy necesitada en los tiempos que corren. Aunque no es menos cierto que aquí podríamos entrar en otro profundo debate, el debate de “lo humano” y de todo lo que ello implica y que no es baladí.

No obstante, cuando hablamos de humanismo, ¿de que humanismo hablamos?, ¿del humanismo socialdemócrata?, ¿del liberal?, ¿del Neoliberal?, ¿del pensamiento único con la “ideología de genero”? Pues.., sin ir muy lejos.., poco a poco la dictadura de lo políticamente correcto se esta haciendo un autentifico descosido en el sistema educativo español y en la sociedad occidental.

Categoría: Educación, Sociedad | Comentarios desactivados en En el humanismo esta la solución.